La dinamica volitiva humana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4197 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nº IV LA DINÁMICA VOLITIVA HUMANA (FI2 10-II)

1. LA EXPERIENCIA DE LA VOLUNTAD EN EL HOMBRE

1.1 Desear y querer

El hombre es un ser abierto a la verdad; pero además el hombre está abierto hacia el bien al que tiende de modo natural. Ya hemos tratado de los deseos e impulsos que son las tendencias hacia los bienes captados por la sensibilidad. Ahora hemos de tratar de lainclinación o tendencia hacia el bien captado intelectualmente. Podemos definir la voluntad humana como la tendencia espiritual hacia un bien concebido por la inteligencia. En la filosofía clásica la inclinación hacia el bien inteligible recibía el nombre de apetito racional (la voluntad) para distinguirlo del apetito sensible (deseos e impulsos).

En la experiencia cotidiana resulta difícil aveces distinguir entre las tendencias sensibles (deseo) y las del orden intelectual (querer). «La confusión procede de que en general querer y deseo son concomitantes y concurrentes, porque el mismo objeto a la vez es querido y deseado (...). Pues el querer, sin duda es despertado por la representación abstracta de un bien, pero no se dirige hacia el bien como abstracto, tal como está en lainteligencia. Como todo apetito, se dirige hacia el bien en sí mismo, real, concreto, que está representado de un modo abstracto»[1]. Si queremos satisfacer el hambre, es cierto que deseamos comer y cuando comemos estamos queriendo comer: en este caso desear y querer se unifican intencionalmente en su objeto.

La diferencia entre las dos tendencias se comienza apercibir cuando el bien concebidointelectualmente no es sensible, de tal modo que podemos tener un bien sin deseo. Cuando quiero obrar con justicia puede que no desee ningún bien sensible. La diferencia aparece con más claridad aún cuando hay oposición entre la voluntad y el deseo. El deseo tiende a los bienes sensibles (percibidos o imaginados), mientras que la voluntad tiende al bien inteligiblemente captado. Por ejemplo,cuando quiero la salud y para ello me privo de bienes sensibles muy deseables para el paladar (como un buen bistec rebosante de colesterol, para un enfermo de corazón

1.2. Lo voluntario y lo involuntario

Para advertir en el hombre la existencia de una inclinación racional acudiremos en primer lugar a una descripción negativa. ¿Qué es lo involuntario? Espontáneamente creemos que una accióndel hombre es involuntaria cuando se ha hecho por ignorancia. En tal caso decimos que se ha hecho «sin querer» porque el sujeto ignoraba las circunstancias concretas en las que se desarrollaba la acción; el hombre actúa con inadvertencia previa. También decimos que algo es involuntario cuando un agente exterior empuja a realizar una determinada acción a un sujeto en contra de su querer. En otroscasos decimos que una acción es involuntaria cuando se ha hecho por miedo. En realidad el miedo es un mixto de voluntario e involuntario, dependiendo en mayor o menor medida de la objetividad de ese temor.

Partiendo de esta primera aproximación negativa podemos concluir con Aristóteles que lo voluntario positivamente considerado es «aquello cuyo principio está en uno mismo y que conoce lascircunstancias concretas de la acción»[2].
Por lo tanto, para que una acción sea perfectamente voluntaria se requiere que su principio sea intrínseco (que el sujeto no esté violentado por un agente exterior) y que haya un cierto conocimiento del fin. En cuanto al conocimiento del fin, se aprecia que puede ser:

a) Imperfecto. Cuando se conoce la cosa que es fin, pero no en cuanto fin.Por ejemplo, el animal se dirige hacia un bien previamente captado por los sen dos; pero esa inclinación es automática, sin una mediación reflexiva, porque se dirige hacia el bien conocido, pero no en cuanto fin. Si captara el fin como fin podría elegir los medios para alcanzar el fin aprehendido.

b) Perfecto. Cuando se conoce no sólo lo que es fin, sino también la razón de fin. El hombre...
tracking img