La Educación o La Utopía Necesaria

Jacques Delors
L a e d u c a c i ó n o la u t o p í a N e c e s a r i a

Frente a los numerosos desafíos del porvenir, la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social. A1 concluir sus labores , la Comisión desea por tanto afirmar su convicción respecto a la función esencial de la educación en eldesarrollo continuo de la persona y las sociedades, no como un remedio milagroso -el “A b re t e S é s a m o”, de un mundo que ha llegado a la realización de todos estos ideales- sino como una vía, ciertamente entre otras pero más que otras , al servicio de un desarrollo humano más armonioso , más genuino , para hacer retroceder la pobre z a , la exclusión, las incomprensiones , las opresiones , lasguerra s , e t c.
La Comisión desea compartir con el gran público esta convicción mediante sus análisis, sus reflexiones y sus pro p u e s t a s , en un en que las políticas de educación son objeto de vives críticas o son relegadas , por razones económicas y financieras , a la última categoría de prioridades .
Quizá no sea necesario recalcarlo, p e ro la Comisión ha pensado ante todo en losniños y los adolescentes, en aquellos que el día de mañana tomarán el releva de las generaciones adultas, demasiado inclinadas a concentrarse en sus propios problemas.
La educación es también un clamor de amor por la infancia, por la juventud que tenemos que integrar en nuestras sociedades en el lugar que les corresponde, e n el sistema educativo indudablemente, pero también en la familia, en lacomunidad de base, en la nación. Hay que recordar constantemente este deber elemental para que inclusive las decisiones políticas, e c o n ó m i c a s y fi n a n c i e ras lo tengan más en cuenta. Para fraseando las palabras del p o e t a , el niño es el futuro del hombre.
Al final de un siglo cara c t e rizado por el ruido y la furia tanto como por los progresos económicos y científicos—por lo demásrepartidos desigualmente-, en los albores de un nuevo siglo ante cuya perspectiva la angustia se enfrenta con la esperanza, es imperativo que todos los que estén investidos de alguna responsabilidad presten atención a los objetivos y a los medios de la educación. La Comisión considera las políticas educativas como un proceso permanente de enriquecimiento de los c o n o c i m i e n t o s , de lacapacidad técnica, p e ro también, y quizás sobre t o d o , como una estructuración privilegiada de la persona y de las relaciones entre individuos , e n t re grupos y entre naciones.
A1 aceptar el mandato que les fue confiado, los miembros de la Comisión adoptaron explícitamente esta perspectiva y, apoyados en argumentos, d e s t a c a ron la función central de la UNESCO, conforme a la ideafundacional que se basa en la esperanza de un mundo mejor, capaz de respetar los derechos del hombre y la mujer, practicar el entendimiento mutuo y hacer del progreso del conocimiento un instrumento de promoción del género humano, no de discriminación.
Sin duda para nuestra Comisión resultaba imposible superar el obstáculo de la extra ordinaria diversidad de las situaciones del mundo a fin de llegar aanálisis válidos para todos y a conclusiones también aceptables por parte de todos.
Sin embargo, la Comisión trató de razonar dentro de un marco prospectivo dominado por la mundialización, de seleccionar las buenas preguntas que se nos plantean a todos, y de trazar algunas orientaciones validas a nivel nacional y a escala mundial.

El marco prospectivo
Este último cuarto de siglo ha estadomarcado por notables descubrimientos y progresos científicos, muchos países han salido del subdesarrollo y el nivel de vida ha continuado su progresión con ritmos muy diferentes según los países. Y, sin embargo, un sentimiento de desencanto parece dominar y contrasta con las esperanzas nacidas inmediatamente después de la última guerra mundial.
Podemos entonces hablar de las desilusiones del...
tracking img