La francia del siglo xviii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6100 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia Moderna Universal II

Rafael Bergillos Rivert 2008–2009

33. LA FRANCIA DEL SIGLO XVIII. DEL CLASICISMO A LA CRISIS.
1. BASES SOCIALES Y ECONÓMICAS.
En el siglo XVIII, la monarquía francesa tendría que enfrentarse al reto de ajustar su estructura política a las necesidades de una sociedad que comenzaba a evolucionar a ritmo acelerado. Francia era una potencia militar que aspiraba aimponer su hegemonía en el exterior, lo que generaba grandes niveles de gasto. En el ámbito interno, se mantenía una dura pugna por definir los límites del poder real, el reparto de la carga fiscal y los márgenes de la representación política, mientras que las creencias religiosas y los principios ideológicos actuaban como fermento de continuas tensiones.

2. LA REGENCIA (1715-1723).1
Tras lamuerte de Luis XIV en septiembre de 1715, quedaba como heredero su bisnieto, un niño de cinco años. Según el testamento del viejo rey, un Consejo de regencia asistiría al duque de Orleans, que recibiría el título de Regente. Pero el día después de la muerte de Luis XIV, el duque, empujado por la nobleza, hizo que el Parlamento de París rompiese el testamento y recibiera la regencia sincondiciones. A cambio, devolvió al Parlamento el derecho de «reconvención», lo que marcó la vuelta del Parlamento de París a la escena política francesa.

EL REGENTE Y LOS QUE LO RODEABAN.
Felipe de Orleans era sobrino del rey y, aunque inteligente y cultivado, a los 41 años se había convertido en un ser indiferente, escéptico, indolente y carente de toda moralidad. Su residencia del Palais Royal eralugar de cita de todos los libertinos de la corte y la ciudad. Poco inclinado al trabajo, pero ambicioso y deseoso de poder, sufría la influencia de su entorno: nobles de alto rango hostiles al despotismo ministerial de los secretarios de estado, libertinos que reaccionaban contra el partido devoto, jansenistas y parlamentarios que resurgían. El padre Guillaume Dubois, su antiguo preceptor, seconvirtió en su principal colaborador y en el verdadero dueño del gobierno.

¿ES LA REGENCIA UN PERIODO DE REACCIÓN?
Tras la austeridad y las miserias del reinado precedente, la Regencia ha dejado el recuerdo de una época alegre y licenciosa. La capital marcaba la tónica, con la
Bennassar p. 829-837.

1

1

Historia Moderna Universal II

Rafael Bergillos Rivert 2008–2009

corte instaladaen las Tullerías. Las fiestas en el Palais Royal y el palacio de Luxemburgo, y la embriaguez consiguiente eran la norma. Pero la mala reputación de los años 1715-1723 no debe extenderse a toda Francia, ya que afectó sobre todo a París y al grupo que rodeaba al Regente. Más importante era la reacción política, parisina y aristocrática a la vez. Los ministros fueron sustituidos por Consejos,dominados por la nobleza, de diez miembros que se repartían los asuntos de gobierno. Pero el Regente tuvo la prudencia de que algunos de los antiguos ministros formasen parte del Consejo de Regencia y miembros de la nobleza de toga de los distintos Consejos, que eran los que en realidad hacían el trabajo importante. El sistema se vio pronto afectado por las querellas personales y reducido a la impotencia,por lo que progresivamente los secretarios de estado recuperaron sus atribuciones. Además, la restitución del derecho de «reconvención» al Parlamento de París se mostró como una medida peligrosa. Los magistrados pedían explicaciones sobre cómo se llevaban los asuntos y se oponían a la política financiera y religiosa del gobierno, lo que recordaba enojosamente a los orígenes de la Fronda. En elcampo religioso, el Regente alejó a los personajes que habían colaborado con el partido devoto y puso en libertad a los jansenistas encarcelados. Además, pareció animar a los jansenistas a combatir las medidas de 1713: la Sorbona rechazó la bula Unigenitus e hizo un llamamiento para un concilio, mientras que la agitación se manifestaba en libelos, con lo que la gran querella religiosa quedaba de...
tracking img