La predicación de hoy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2512 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL HOMBRE QUE PREDICA
Vamos a considerar juntos este asunto, ¿Qué es lo que está fallando en la predicación, en los términos
del hombre que predica? Estableceré primero un principio tomado de las Escrituras y luego lo aplicaré
en varias áreas específicas. El principio es éste: A menos que degrademos la predicación al mero arte de la
elocuencia, nunca debemos olvidar que el terreno en donde lapredicación poderosa crece, es la propia vida
del predicador. Eso es lo que hace diferente la predicación, de cualquier otro arte de la comunicación. Una
actriz muy reconocida puede ser famosa por su vida moral escandalosa. Ella podría vivir como una ramera
común. Y aún así, ella puede entrar al teatro cada miércoles por la noche a las 20:00 hrs., y actuar en el papel
de Juana de Arco en unamanera tal, que llevara a toda a la audiencia hasta las lágrimas. La manera en que
ella vive puede no tener una relación directa con el ejercicio de su arte profesional. Un actor, igualmente
libertino en su vida personal, puede caminar sobre el mismo escenario y actuar el papel de Martín Lutero en
una manera tal, que escalofríos recorrieran nuestra espina dorsal y saliéramos determinados a sermejores
hombres y mejores predicadores. Sin embargo, otra vez, puede no haber una relación directa entre como
vivió el actor antes de subir al escenario, y su actuación subsecuente.
Es rápidamente admitido que las Escrituras enseñan, que hay tiempos cuando aparecen en escena
hombres que tienen grandes dotes ministeriales, pero que están desprovistos de la gracia santificante (VeaMat.7:21-23). La historia de la iglesia también registra los hechos de hombres quienes, en la soberanía de
Dios, fueron usados en el ejercicio de dones ministeriales, y finalmente se manifestó que estaban desprovistos
de gracia santificante. No obstante, yo creo que este problema particular de decepción, puede aplicarse
primariamente en todos aquellos hombres involucrados en esa clase de ministerio dondeellos no viven entre
sus oyentes el tiempo suficiente como para su ministerio se vea afectado debido a las fallas en su vida
personal. Por lo tanto, limitando este principio al contexto de la predicación pastoral, yo creo que es una
regla válida (con algunas pocas excepciones), que la predicación poderosa está enraizada en la tierra de la
vida del predicador. Se ha dicho que: ‘La vida delministro es la vida de su ministerio’. Si la predicación es
la comunicación de la verdad a través de instrumentos humanos, entonces, la verdad particular comunicada
de este manera puede ser aumentada o disminuida en sus efectos, por la forma de vida a través de quien ella
viene. El secreto del poder de la predicación de Whitefield, McCheyne y de otros hombres que ya he
mencionado, se encuentraprincipalmente, no en el contenido de sus sermones o en la manera en que ellos lo
predicaban. Más que en eso, el secreto se encontraba en sus vidas. Sus vidas estaban llenas de poder, ellos
vivían en tal comunión con Dios, que la verdad vino a ser un principio viviente cuando fue predicada por
tales vasijas. Sus vidas ungidas fueron la tierra donde creció su ministerio ungido. Este principio esparticularmente
verdadero en la vida de un pastor residente. La mayoría de ustedes y yo somos conocidos por
nuestra gente, nuestra influencia crecerá o disminuirá de acuerdo con el tenor de nuestras vidas.
A fin de ilustrar este principio con la Palabra de Dios, permítame sugerirle varios pasajes para su
consideración, no a la manera de una exégesis detallada, sino tomando la idea predominante enel pasaje.
Escribiendo a la iglesia de Tesalónica, la cual él fue privilegiado en fundar a través de su ministerio entre
ellos, Pablo dice: “Sabiendo, hermanos amados de Dios, vuestra elección: Por cuanto nuestro evangelio no
fue a vosotros en palabra solamente, más también en potencia, y en Espíritu Santo, y en gran plenitud; como
sabéis cuales fuimos entre vosotros por amor de vosotros”...
tracking img