La primera guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2908 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 20 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DEDICATORIA

“Dedico esta Monografía a las personas que me apoyaron a lo largo de mi carrera profesional en especial a mis padre y hermanos a quienes les quiero mucho y sobre todo a Dios por estar cerca a mí en todo tiempo de mi formación profesional”

PRESENTACION

Con esta arma bacteriológica con la que ya se experimentó en la I Guerra Mundial sigue siendo la más temida, aunque entre losanimales no es más que una afección muy común.

En el hombre, es una grave infección que se contagia por vía cutánea o aérea, aunque no de persona a persona. La forma pulmonar que se contrae al inhalar esporas de Bacillus antracis– es la más mortífera (mata al 90% de los infectados).

Existe una vacuna contra el ántrax, aunque sólo se administra a los grupos de riesgo, como militares,veterinarios o personal de laboratorio.


INDICE

ARMA BACTERIOLÓGICA

1. CONCEPTO
Un arma bacteriológica también conocida como bioarma o arma biológica es cualquier patógeno (bacteria, virus u otro organismo que cause enfermedades) que se utiliza como arma de guerra. Utilizar productos tóxicos no vivientes, incluso si son producidos por organismos vivos (por ejemplo, toxinas), es consideradocomo una arma química bajo las provisiones de la Convención de armas químicas. Un arma biológica puede estar destinada a matar, discapacitar o impedir seriamente a un individuo como a ciudades o lugares enteros. También puede ser definida como el material o defensa contra tal empleo. La guerra biológica es una técnica militar que puede ser usada por Estados-nación o por grupos no nacionales. Enel último caso, o si un Estado-Nación la usa clandestinamente, también puede ser considerado como bioterrorismo.

Un arma bacteriológica consiste en expandir a conciencia virus, bacterias y toxinas que, al ser diseminadas, son capaces de producir cuadros infecciosos en grandes grupos de personas, es decir, epidemias. El daño provocado dependerá de la cantidad de virus o bacteria que se esparza,de cómo se haga, del clima, del viento y de muchos otros factores difíciles de predecir. En teoría, gran cantidad de agentes infecciosos podrían convertirse en un arma bacteriológica. En la actualidad se usan sustancias que se dispersan con facilidad y que permitan un alto nivel de contagio, como el ántrax, aunque también puede utilizarse viruela, botulismo y peste bubónica.

2. HISTORIADesde tiempos remotos el hombre ha utilizado humos, gases, vapores, nieblas artificiales para molestar al enemigo e inducirlo a la rendición o al abandono de los sitios por ellos ocupados, de forma tal de poderlos atacar a campo abierto.
Los primeros daños verdaderos en las vías respiratorias se produjeron cuando comenzó a ser empleado óxido sulfúrico, el cual que era obtenido por la simplecombustión al aire libre de polvo de azufre. Sus vapores eran empleados tanto por defensores como por atacantes, pero no existiendo dispositivos para lanzar el gas en la dirección querida, era casi siempre el viento quien establecía quien iba a ser la víctima.

La prioridad en el empleo de los gases venenosos ha sido recientemente reivindicada por los chinos, quienes aseguran que en el siglo II a.Cprovocaban la ceguera de sus enemigos soplando nubes de pimiento en polvo y los primeros en experimentar durante las guerras de los llamados" vasos fétidos", que eran globos de terracota que al romperse dejaban libres vapores irritantes.

Los primeros ejemplos históricamente probados del empleo de sustancias irrespirables se remontan a la Guerra del Peloponeso, entre Esparta y Atenas en el año 431 a.Cque duró 27 años. En el Libro II, capítulo 77 de la Guerra del Peloponeso de Tucídides se relata que los acres vapores de azufre impedían a los defensores atenienses acercarse a las defensas.
Eneas, célebre estratega griego del siglo IV a.C suministra la fórmula para preparar mezclas incendiarias, la cual es quizás la más antigua que ha llegado hasta nuestros días.
Arriano, el historiador de...
tracking img