La raíz del mal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1451 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por XAVIER ANTICH


El libro, espeluznante, empieza retratando a la víctima, un judío de izquierdas, y desemboca en Omar Sheij, el líder de los secuestradores, desde su formación elitista en Occidente hasta su entrega ciega a la causa de la “yihad”

Tras la guerra afgana, Pakistán era un agujero negro en comparación con el Bagdad de Saddam Hussein

Por XAVIER ANTICH -

Cuando AlainResnais filma “Nuit et Bruillard”, su documento sobre las deportaciones nazis, fuerza a la cámara a recorrer las vías del tren que habían llevado a millones de personas a los campos de concentración y exterminio. Y una voz en off se pregunta: “Recorrerlas de nuevo, ¿en busca de qué?”. Para comprender lo que parece incomprensible, para desvelar más claves del horror absoluto, para penetrar en lasraíces del Mal. Resnais sabía que preservar el Mal sin investigar sus mecanismos ya es una forma de olvidarlo. Quizás, su triunfo más definitivo e inapelable.

El último libro de Bernard-Henri Lévy, “¿Quién mató a Daniel Pearl?”, surge de la misma convicción. Recordemos su génesis: en la última semana de enero del 2002, unas imágenes dan la vuelta al mundo. Son las de Daniel Pearl, el periodistaestadounidense secuestrado por una pandilla de fanáticos del islam que, una semana después, es decapitado, descuartizado en diez trozos y enterrado un metro bajo tierra. Tras el crimen, los secuestradores pondrán en circulación un vídeo –emitido por la CBS– que estremece al mundo: casi cuatro minutos con su ejecución, degollado a manos de tres yemeníes. Ese día, Lévy decide consagrar el tiempo quehaga falta para aclarar “el misterio de su muerte”.

Porque al principio todo parece oscuro: más que un crimen, un laberinto o un rompecabezas. Y el libro es un intento por rehacer el camino que llevó a Pearl hasta tomar contacto con el centro nuclear del horror de nuestro tiempo. El relato empieza donde todo acabó para Pearl: con un viaje a Karachi, en Pakistán, a la casa donde fue asesinado yenterrado. Entrando sin reparos en el pasado de ese hombre que no conoció, Lévy inicia la reconstrucción de su persona, “para resucitarlo”. Y el retrato emerge nítido: un periodista liberal, judío de izquierdas, inteligente y simpático, tolerante y progresista, amigo del islam, extremadamente sensible ante los marginados y desheredados, crítico con la política necia y arrogante de Estados Unidos,su país. Y periodista de raza: obsesionado por la información y por las preguntas, combatiente frente al olvido.

Pero siguiendo a Pearl, Bernand-Henri Lévy llega a Omar Sheij, el cerebro del crimen, la persona que le tendió una trampa y que organizó el secuestro. Y ahí empieza a despegar un relato espeluznante. Desde la formación elitista de Omar en Londres, como un inglés perfecto orientado apertenecer a las clases dirigentes, hasta su descubrimiento del odio, su entrega ciega a la causa de la “yihad”. El hombre de los mil rostros y heterónimos. Y el eterno enigma de las metamorfosis: ¿cuándo, cómo y por qué el inglés modélico, de origen pakistaní, que apenas conoce de joven el Corán, reniega de su formación y cultura para, en la embriaguez del vacío, entregarse a la lucha contraOccidente?

En 1984, Bernard-Henry Lévy ya publicó “El diablo en la cabeza”, una novela sobre el Mal, su forma de poseer a los personajes y su modo de dirigir la danza de sus vidas. Ahora ha pretendido entrar dentro de la cabeza del diablo, “tratar de entender un poco ese furor asesino del que muchas personas han sido víctimas”. Y su investigación tiene el valor de diagnóstico de época, “unainvitación a no confundirse de siglo”: ¿cómo funciona hoy lo demoniaco?, se pregunta. “¿Quiénes son todos esos nuevos demonios que piensan que todo está permitido, no ya porque Dios no existe, sino precisamente porque existe y esta existencia los vuelve locos?” El libro de Lévy es, entre la avalancha de publicaciones surgidas tras el 11-S, un intento que no tiene comparación: la investigación...
tracking img