La retórica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3031 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando los oradores intentan reconciliar opiniones incompatibles o encontradas, pueden ganar adhesión a través de una disociación de nociones entre lo real y lo ilusorio. Por ejemplo, a la hora de hablar de la democracia verdadera y de la democracia formal, nominal o "real", esto es, a la cuasidemocracia. Con esta oposición la adhesión se alcanza no en base a su mérito como idea, sino con ladevaluación de ambos términos en su oposición.
“Una organización como la nuestra se ha visto obligada a dar de baja a personas en combate y guerrilleros de civil. Pero, ante todo, yo creo que estoy salvando muchísimas vidas; si no fuera por las AUC grandes regiones de Colombia estarían completamente desoladas, arruinadas por el asesinato sistemático y el terrorismo de la guerrilla. No puedoconsiderarme de ninguna manera un asesino.”
“Las autodefensas que habían hasta hace dos meses no eran ninguna garantía para Colombia, estaban cayendo en manos del narcotráfico, estaban actuando como mercenarios del narcotráfico y estaban utilizando las Autodefensas como un método de enriquecimiento y no como un fin noble de paz para Colombia mediante la lucha contra la subversión armada.”

Castaño “Unamasacre no la ordenaría ninguna mente medianamente sensata y menos mentes sensibles como somos los comandantes de las AUC.”

“Para muchos colombianos, la salud, la alimentación, la educación, la misma vida, ya son derechos fundamentales e inalienables, son sueños, meros sueños, que el gobierno tolera aún, porque no ha podido impedirlos.”

“La gente de Hamas hace sacrificios como inmolarsegracias a la ira que tienen por la injusticia, para devolverle la vida a su propio pueblo al sacrificar la suya.”
“La policía sí disparó; pero aclaro, los indígenas que han fallecido, han fallecido, como lo ha certificado Medicina Legal, a causa de los explosivos terroristas de terroristas infiltrados en las marchas.”
“Los indígenas muertos, no han muerto por disparos de la fuerza pública sino porexplosivos terroristas.”

LA RETÓRICA DEL MIEDO DE LOS DÍCERES
La realidad sirve de sustento para alimentar los contenidos del lenguaje prejurídico. En este caso, dicho lenguaje se nutrió más de la apariencia violenta y multiforme que de la realidad misma. Las categorías aparentes o simuladas con las que fue expresado el mundo real comprendían la rebelión política, la guerra, la inseguridad yla enfermedad, pero más que nada, la miseria. Lo anterior no significa que la percepción de la realidad no tuviera bases concretas, sino más bien que en el discurso, la realidad se diluyó en una dimensión retórica que logró deformarla y convertirla en el núcleo del miedo.
Los artículos de prensa objetos de este análisis aparecieron entre el 16 de marzo y el 13 de julio del año 1834 en el semanarioLos Díceres, dominical de propiedad del médico José Félix Merizalde (1787-1868), quien por la misma época también escribió en El Zapatero, periódico dedicado a temas de economía política58. Los Díceres incluían tanto informes de contenido político y económico, como artículos de interés general.
Algunos aspectos biográficos de José Félix Merizalde explican su posición privilegiada dentro de lasociedad y también permiten vislumbrar la actitud de la élite ilustrada respecto a los sectores populares. Merizalde sirvió a la causa independentista; trabajó en la rama legislativa; entre 1825 y 1844 fue Regidor de Bogotá y Vocal de la Junta de Propios; presidió la Cámara de Provincia de Bogotá; llegó a ser Representante al Congreso Nacional, Senador de la República y Presidente del Senado en1844; además, fue rector de la Universidad Central de Medicina. Elaboró varios escritos científicos que refejaron su interés por las enfermedades contagiosas. Solicitó de la Gobernación de Bogotá negar el ingreso de alcohólicos, prostitutas y pacientes con enfermedades venéreas, ya que las rentas del hospital no deberían fomentar los vicios59. Como periodista, Merizalde sufrió críticas muy agudas y...
tracking img