La revolución mexicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 52 (12784 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION

Al llegar 1905,año del auge del porfiriato, la “ paz social “, reinaba oficialmente en el paìs.Las huelgas y los sindicatos obreros estaban prohibidos por ley. La “agitaciòn” se castigaba con la deportaciòn a las plantaciònes, la càrcel o la ley fuga.Los alzamientos1 campesinos habìan sido reprimidos con masacres y la “pacificaciòn” de las tribus rebeldes parecìaconcluida.No habìaoposiciòn organizada y el poder del estado central cubrìa todo el paìs.La resistencia de la poblaciòn campesina y urbana, es cierto, continuaba sordamente en todas partes. Pero no parecìa alterar la superficie oficial. No solo en Mèxico, sino tambièn el mundo capitalista vivìa la belle èpoque .
Era natural que entonces en diciembre de ese año , el congreso de la uniòn, en sesiònsolemne,concediera a Porfirio Dìaz el cordòn al Mèrito Militar, en cuya medalla en oro y piedras preciosas estaba inscrita esta leyenda :”Pacificò y Unificò al Paìs”.
Era natural, pero, sin embargo, era tarde. El auge habìa terminado, aunque ellos no lo supieran, y en el otro extremo del mundo los obreros y campesinos rusos habìan comenzado a apagar las luces de la fiesta. Era 1905, el año de laprimera revoluciòn rusa, y en Petrogrado la huelga general y los soviets recièn creados por las masas anunciaban el comienso de las grandes revoluciònes del siglo en el mundo. La etapa de paz tocaba a su fin. El porfiriato, cuyo ascenso y maduraciòn habìan transcurrido precisamente entre la comuna de Parìs y la revoluciòn rusa de 1905, no tardarìa en sentir el contragolpe.
La revoluciòn mexicana de1910 no es, como quieren los apasionados, el resultado de una administraciòn anterior sino que principiò a incubarse al lograr Mèxico su independencia y heredar los vicios de una inadecuada y defectuosa organizaciòn polìtica , econòmica y social.
Baste recordar que una vez consumada la independencia, los hombres que lucharon para lograrla chocaron entre sì por sus diferentes tendencias,causando una deplorable desorientaciòn en el pueblo apenas liberado.
Principiò una al parecer interminable era de revoluciònes, asonadas, cuartelazos, conspiraciònes, etc.Convulciònes originadas por las ambiciònes , las pasiònes, las intolerancias,los prejuicios,los odios,los rencores.Una simple ojeada a la historia de Mèxico bastarà para entenderlo asì, porque es de evidencia inmediata.

ELDERRUMBE DEL PORFIRIATO

Ante la facilidad con que imponìa su voluntad, Dìaz comenzò a desentenderse cada vez màs de lo que pasaba por la opiniòn pùblica, y su actitud no tardò en contagiarse a gobernadores y jefes polìticos.Con frecuencia llegaban al dictador quejas contra tales individuos, pero no solo las desoìa, sino que , “nada le complacìa màs como saber que alguno o algunos de losgobernadores que habìa impuesto eran abominablemente impopulares, a estos no les quedaba màs recurso, para no ser linchados, que ser fieles a su amo hasta la ignominia”.
La autosuficiencia del dictador se acrecentaba al contemplar el desarrollo del paìs, gracias al cual los optimistas empezaban a dar a Mèxico el titulo de “nuevo Japòn”.Con orgullo se hacìa ver qu bajo el règimen de Dìaz se puso enfuncionamiento el primer alto horno de Amèrica Latìna, el de Monterrey, inaugurado en 1903 y que para 1910 ya producìa la nada despreciable cantidad de 85 000 toneladad de acero.Otro caso ùnico en America Latina, era la producciòn anual de 75 000 toneladas de cemento.Mèxico parecìa efectivamente destinado a conbertirse en potencia industrial.

Cuando Dìaz llegò al poder las industrias màs importantesde la naciòn se reducìan a unos cuantos talleres productores de velas, jabòn y telas burdas.En 1910 se contaba ya con fàbricas enormes de calzado, telas de algodòn de buena calidad, de cigarrilos, de cerveza, y hasta se empezaba a organizar una de carros de ferrocarril y tranvìas.El comercio compuesto por obscuros tendajones y puestos de mercado en la època de Lerdo, se habìa enrriquecido con la...
tracking img