La sangre psiquica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8760 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Balthazar La Sangre psíquica

Índice Prólogo.………………………………………………………………….……1 Alfa…………………………………………………………………………….2 Niyama……………………………………………………………………….27 Aham-kara………………………………………….………………………52 H’um………………………………………………………………………….80 Shangri La………………………………………………………………….108 Naissance du demoniacs………………………………………………..139 Réquiem……………………………………………………………………..167 Gólgota……………………………………………………………………….192Jivan-mukta…………………………………………………………………219 Rudra………………………………………………………………………….242 Skandas………………………………………………………………………265 Karma…………………………………………………………………………288 Dharma……………………………………………………………………….311

Prólogo

La mente es algo que resulta misterioso, encantador, difícil de entender… es algo poderoso. Las personas usan tan sólo el 10% de su cerebro… entonces ¿qué pasaría si lograran entender y utilizar el otro 90%?¿Qué secretos se esconden tras el pensamiento?

Alfa En el principio Dios creó el cielo y la tierra, y vio que estaba desordenada y vacía, entonces Dios dijo: —¡Hágase la luz!—. Y la luz se hizo, vio Dios que la luz era buena y separó a la luz de las tinieblas. Dios llamó a la luz Día y a las tinieblas Noche, así fue la tarde y mañana de un día. En el segundo día, Dios separó las aguas de lasaguas, con una expansión que llamó Cielos. El tercer día Dios juntó las aguas y descubrió lo seco, llamó a lo seco Tierra y a la reunión de aguas Mares, y vio Dios que era bueno. Luego Dios dijo: —Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla y árbol que dé fruto y que su semilla esté en él—. Y así fue. En el cuarto día Dios creó al Sol y la Luna, para separar la luz de las tinieblas. Eldía quinto Dios creó a los monstruos marinos que gobiernan el mar y a las aves que vuelan la Tierra. En el sexto día, Dios creó a los animales de la Tierra según su especie, y vio Dios que era bueno, entonces dijo Dios: —Crearé al hombre a mi imagen y semejanza para que gobierne a los peces del mar, las aves del Cielo y las bestias de la Tierra—. Y vio Dios que todo era bueno. El séptimo día Diosterminó su obra, y reposó toda la obra que había hecho… —¡Buenos días Dominic! —Dijo una voz amable. —¡Qué tienen de buenos! —Respondió Dominic enojado. Dominic era un hombre siempre ocupado, no tenía tiempo para descansar, se la pasaba preocupado y enojado por todo, nada le era agradable, la vida le parecía una estupidez y veía cada día como un eslabón más de una larga y pesada cadena que teníaque cargar.

Cada que alguien le dirigía la palabra contestaba de mala manera, evitaba conversar con las personas, pues le parecía muy molesta la gente que se la pasaba platicando, siempre buscaba una excusa para alejarse de la gente y no hablar. La vida era miserable para él, nada lo hacía feliz, ni su trabajo bien pagado, ni su gran casa, ni todos los lujos que tenía, tal vez la única forma deser feliz sería teniendo con quién compartir sus días. Tal vez una mujer lo haría feliz, pero cada vez que una dama se le acercaba, Dominic la trataba mal, pues ya estaba tan acostumbrado a ser cruel y frio que no le importaba más a quién rechazara. Él tomaba esta actitud hacia las personas como una venganza, pues por años él había tratado de acercarse a la gente y le respondieron mal, y sobretodo las mujeres que siempre lo trataban con la punta del pie, entonces Dominic decidió pagarles con la misma moneda. —¿Qué tal su día señor? Espero que… —Saludó la secretaria de Dominic, siendo interrumpida por la puerta que él cerró sin siquiera voltearla a ver. Dominic se sentó en la silla de su oficina, encendió el computador y empezó a trabajar, pero había algo raro en ella, las cosas noestaban en su lugar, y otras ni siquiera recordaba que él las tuviera. Miró con ojos curiosos su alrededor y notó que todo había cambiado, nada parecía ser como él lo recordaba. Salió de su oficina y le gritó a su secretaria. —¿Alguien entró a mi oficina? ¡Sí alguien vuelve a entrar y cambia las cosas de su lugar, te despido! Sin darle tiempo de contestar a la pobre mujer, Dominic entró a su oficina...
tracking img