La suerte de teodoro méndez acubal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (455 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 26 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Es muy buena suerte la que tiene un indio llamado Teodoro Méndez Acubal, al encontrarse en la calle una moneda de plata.

Como nunca había tenido una, cree que ya es millonario, como la clase altade la época, y con el cuidado, mas especial se agacha y la levanta muy discretamente, y se la guarda entre su faja que le servia como cinturón.

Su ambición hace que no quiera compartirla con nadie,es mas que ni siquiera su familia se entere que tienen una moneda de plata.

No sabia lo que valía, y mucho menos sabia que hacer con ella.

Así pues, se dirigió a Job, el pueblo más cercano deesa alejada comunidad, y en busca de algo que pudiera comprar con esa moneda, encuentra en una joyería, una imagen en bulto, una “estatuilla” de porcelana de una virgen.

Como nunca había compradoalgo en un lugar como ese, no se atrevió a pasar, y solo miraba con ansiedad esa estatuilla por el vidrio de la vitrina, parecía que estaba enamorado de esa imagen pues no se despegaba de allí, y si lohacia, no era por mucho tiempo.

Paso un buen tiempo, y parecía que Teodoro, había encontrado que comprar.

Al dueño de la joyería, don Agustín Velasco, le parecía muy raro que un indio estuvieraasomándose en su negocio, pensaba, que, como un indio podría comprar algo de su tienda, si no tenían ni para comer, pero de repente, le vino a la mente que un indo, con la fama de ladrón, era lo queestaba buscando, un lugar para robar y así poder sobrevivir.

Alarmado don Agustín, platicó con sus amistades, y entre platica, le decían que no dejara que el indio estuviera allí, pues que además dehumillar su tienda, solo esperaba la oportunidad para entrar y robar.

Advertido por sus amistades, don Agustín regreso a su tienda, el indio seguía prado sobre aquel cristal de la vitrina.Teodoro, se atreve a entrar y don agustín asustado, pregunta que es lo que quiere, mientras discretamente buscaba en el cajón su pistola, Teodoro asustado no decía ni una palabra, y solo miraba aquella...
tracking img