La surrealista vida de luwdig zeller

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1230 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Prólogo

En 1957 Ludwig Zeller abría su libro Éxodo y otras soledades con la siguiente dedicatoria: "A Wera, estas imágenes/ hechas de sueño y polvo". Quizás no existan mejores palabras para describir la bastísima obra del artista y poeta; su labor como componedor de paisajes, tejedor de espejismos. Y es que Zeller logra a lo largo de estas y otras páginas, inventariar un abanico deobjetos –dispuestos en disímiles geografías–, para dibujar aquella totalidad viva que se desplaza frente al lector como continuo de haces incontrolables. Los versos del poeta generan, así, una lírica que termina absorbiendo al mismo autor, sumiéndolo en ensoñaciones y delirios mientras va delineando la superficie de ínfimas historias, pequeños retazos que dan cuenta de un mundo inasible, innombrable.El espectador descubre, absorto, la intimidad del surrealista, la precariedad de su mundo y la inestabilidad de sus imágenes. Una vez que ha comenzado el viaje, ni el ovillo de Ariadna nos podrá señalar el camino de regreso.
La poesía de Zeller es un canto que nos invita a oír el silencio. "Tú escuchas el lenguaje del silencio, tú cuentas/ en la noche", dice en su poema Del Tiempo, aludiendoa un estado que ha perdido aquello que tenía de reposado y purificador, deviniendo en catarsis, de contemplación tensa y límite. Es "el temblor de los labios que entreábrense al silencio" que encontramos en Sed sobre el cuerpo; o los últimos versos de Espejo al revés, "Salta el garfio veloz salta hecho trizas,/ Sangra el ojo de dios, presa en su mano, la quimera/ Oye arder la nieve del silencio".Es posible que el silencio, como motivo lírico estructurador de la obra de Zeller, sea la conversión simbólica de una experiencia íntima; tropo de su infancia, transcurrida "en un pequeño poblado al interior del desierto de Atacama, de nombre Río Loa". Quizás este detalle biográfico, el recuerdo de aquél caserío nortino de "gente muy simple", logre iluminar parte del trabajo de Zeller.Pues la vivencia de ese gigante desolado que es el desierto de Atacama, subsiste como imagen recurrente a lo largo de sus versos. Como leemos en Sonámbula, "Sin principio ni fin los espejismos del placer ruedan/ Las piedras que recorren los años Pampa del Tamarugal/ El agua no es sino salvación paso tras paso vamos/ Escucho al fondo de mi calavera que retorna el desierto/ La arena deslizándose en lasangre ese filo del viento",
Esta experiencia, la amplitud de la aridez frente al aún imberbe artista, queda plasmada en el lenguaje del hablante lírico a través de imágenes cargadas de nostalgia, que muestran a un Zeller más cercano y más indefenso también. "Recuerdo cuando alzabais la triste cabeza,/ como mi madre mirando el polvo del desierto", dice en Casa de infancia.

* * *Ludwig Zeller es, por llamarlo de alguna manera, un poeta de las cosas: un conjugador de objetos que, a través de su pluma, articula las más diversas entidades. Su poesía se despliega fundiendo cosas, arrimando y desagregando, articulando formas sin ninguna regla aparente. En Paisaje para ciegos, por citar un ejemplo, realiza esta operación valiéndose del recurso de la anáfora: "¿Qué ves tú? Yote veo boquear como pez en otro aire./ ¿Qué ves tú? Sólo un yermo de espejos y el cuchillo./ ¿Qué ves tú? Mi raíz arrancada de las plumas tu entraña./ ¿Qué ves tú? Yo no veo. Yo sólo te presiento".
Lo objetos de Zeller, sin embargo, se muestran con cierta dosis de ambigüedad; las cosas tal y como se manifiestan, mas no tal y como son. Y es que toda imagen evocada por el poeta puede ser objeto desustitución –metafórica o metonímica–, sin saber qué se esconde realmente tras esta representación. Como relata en Palabras a Alsina, "Y siento que en la noche se levanta incontenible/ río del deseo; pasa como una llama que se nutre/ de polvo, rueda como un lamento hasta el fondo/ del alma y allí vive, en un sol sumergido que te espera,/ insomne por la sombra y las espinas". El lector, así,...
tracking img