La tarea es buena

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4681 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Perseo y la medusa
En el tiempo de los dioses y los héroes, hace mucho, vivían en la región del monte Atlas unas hermanas espantosas, conocidas con el nombre de Gorgones. La más terrible de ellas se llamaba Medusa.

De la cabeza de Medusa, en lugar de cabellos, salían culebras vivas. Y cuando Medusa veía cara a cara a un hombre, a un perro, a un ser vivo, el hombre y el perro y el ser vivoquedaban convertidos instantáneamente en estatuas de piedra.

A lo largo de los años, muchos héroes valientes y bien armados habían venido a la región del monte Atlas para matar a Medusa. Ninguno había podido matarla. Por todas partes se veían guerreros y más guerreros, en actitudes diversas, pero inmóviles y tiesos porque eras ya estatuas.

Entonces vino Perseo, hijo del dios Júpiter. Perseosabía qué peligrosos eran los ojos de Medusa, pero venia muy bien preparado. Tenía una espada encorvada, filosísima, regalo del dios Mercurio. Tenía un escudo muy fuerte, hecho de bronce, liso como un espejo. Y tenía también unas alas que volaban solas coda vez que él se las acomodaba en los talones.

Llegó, pues, volando, pero en lugar de lanzarse contra Medusa, se quedó algo lejos, sinpreocuparse más que de una cosa: no mirarla nunca cara a cara, no verla a los ojos por ningún motivo. Y como era necesario espiarla todo el tiempo, use el escudo de bronce coma espejo, y en él observaba lo que ella hacía.

Medusa iba de un lado para otro, esforzándose en asustar a Perseo. Gritaba cosas espantosas, y las culebras de su cabeza se movían y silbaban con furia. Pero nunca consiguió quePerseo la viera directamente, cansada al fin, Medusa se fue quedando dormida. Sus ojos terribles se cerraron, y poco a poco se durmieron también sus culebras.

Entonces se acercó Perseo sin ruido, empuñó la espada y de un solo tajo le cortó la cabeza.

Durante toda su vida conservó Perseo la cabeza de Medusa, que varias veces le sirvió para convertir en piedra a sus enemigos.http://www.vivirdiario.com/cuentos-infantiles/leyenda-mito-de-medusa-y-perseo/

Leyenda del Fuego
Hace muchos años, los Huicholes no tenían el fuego y por ello, su vida era muy dura. En las noches de invierno, cuando el frío descargaba sus rigores en todos los confines de la sierra, hombres, mujeres, niños y ancianos, padecían mucho. Sólo deseaban que las noches terminaran pronto para que el sol, con suscaricias, les diera el calor que tanto necesitaban. No sabían cultivar la tierra y habitaban en cuevas o en los árboles. Un día, el fuego se soltó de alguna estrella, y se dejó caer en la tierra provocando el incendio de varios árboles. Los vecinos de los Huicholes, enemigos de ellos, apresaron al fuego y no lo dejaron extinguirse. Nombraron comisiones que se encargaron de cortar árboles para saciar suhambre, porque el fuego era un insaciable devorador de plantas, animales y todo lo que se ponía a su alcance.
Para evitar que los Huicholes pudieran robarles su tesoro, organizaron un poderoso ejército encabezado por el tigre. Varios Huicholes hicieron el intento de robarse el fuego pero murieron acribillados por las flechas de sus enemigos.
Estando en una cueva, el venado, el armadillo y eltlacuache, tomaron la decisión de proporcionar a los Huicholes tan valioso elemento, pero no sabían cómo hacer para lograr su propósito. Entonces, el tlacuache, que era el más abusado de todos, declaró:
-Yo, tlacuache, me comprometo a traer el fuego.
Hubo una burla general hacia el pobre animal. ¿Cómo iba a ser que ese animalito, tan chiquito él, tan insignificante, fuera a traer la lumbre? Peroéste, muy sereno, contestó así:
-No se burlen, como dicen por ahí, "más vale maña que fuerza"; ya verán cómo cumplo mi promesa. Sólo les pido una cosa: que cuando me vean venir con el fuego, entre todos me ayuden a alimentarlo.
Al atardecer, el tlacuachito se acercó cuidadosamente al campamento de los enemigos de los Huicholes y se hizo bola. Así pasó siete días sin moverse, hasta que los...
tracking img