La teoría mimética de rené girard

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4057 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La teoría mimética de René Girard
Disecciones
por Juan Antonio Horrach
René Girard, nacido en 1923 en Aviñón, es un pensador cuya obra se asienta sobre múltiples disciplinas, la filosofía, la psicología, la antropología, la teología, la literatura, etc., aunque el contenido de su trabajo es el mismo desde cualquiera de estos diversos enfoques: la ambivalente naturaleza humana. Dos sonlos conceptos fundamentales de su obra: 'deseo mimético' y 'mecanismo sacrificial', y con ellos trata de desvelar aquellos aspectos decisivos de nuestra naturaleza que casi siempre han permanecido ocultos, incluso a las más modernas teorías culturales.
En contra de las conceptualizaciones habituales, los deseos humanos no son generalmente autónomos, sino derivados, pues su génesis procede menos delos criterios del sujeto deseante que de los condicionantes exteriores determinados por la esencia mimética del ser humano. En la obra de René Girard, el deseo siempre es ‘deseo según el Otro’, lo que implica una voluntad de ser ese Otro. Lo mimético es una fuerza que divide pero que también separa, que diferencia y que a la vez genera indiferenciaciones. Las identidades humanas se articulan apartir de la mímesis, del ‘deseo mimético’[1], que es entendido por Girard como un mecanismo de génesis unitaria que produce dinámicas múltiples y diferenciadas; se trata de un fenómeno único que da explicación a

infinidad de comportamientos humanos, tales como el voyeurismo, el masoquismo, el sadismo, la envidia, el odio, el resentimiento, el amor, algunos tipos de homosexualidad, etc[2]. Estapluralidad de manifestaciones tiene que ver con los diversos tipos de conflicto que nuestra naturaleza mimética puede llegar a generar, y dentro de esta perspectiva se podría afirmar que todo conflicto humano a un determinado nivel arraiga en lo mimético.
El origen de todo conflicto inmediato se produce cuando dos o más individuos convergen hacia un mismo objeto. La pulsión de desear lo que elotro posee (y de ambicionar lo que el otro desea) ha obligado siempre a todas las sociedades humanas a generar todo un sistema de tabúes y prohibiciones para poner coto a la potencialidad de los conflictos miméticos que este tipo de pugnas engendran.
Se organiza una preventiva represión del conflicto mimético, que consiste en prohibir aquello que pueda suscitarlo, disimulándolo detrás de lossímbolos de lo sagrado[3]. De esta manera, los tabúes y las prohibiciones recaen, no sobre los objetos extraños o inaccesibles, sino sobre los más cercanos y cotidianos, porque son, evidentemente, los que suscitan más conflictos, ya que el deseo pretende específicamente los objetos más requeridos por los demás. Y es que el deseo mimético, lo que lo impulsa y lo que lo reprime, está en la raíz de todasociedad, generando un tipo de competitividad que consiste no tanto en conseguir lo que el otro tiene, sino en convertirse directamente en el otro, tratando de usurpar su identidad, en la que vemos una autonomía y dominio que en teoría a nosotros nos faltaría. La psicología mercantilista actual se mueve en la misma dinámica; todo lo marca la subjetividad de imponerse a los demás, no tanto elcontenido de lo ambicionado. Los deseos son variables y contingentes; no lo es la necesidad de desear en conflicto ambivalente con el otro.
El deseo triangular, que es la figura fundamental de esta teoría[4], está formado por tres elementos: el sujeto (deseante), el objeto (deseado) y el mediador (del deseo). Esta última figura es la novedosa aportación de Girard a las teorías del deseo, quetradicionalmente se han sustentado en la oposición sujeto-objeto, es decir, por la ilusión de autonomía del desear mismo. Girard escapa a esta concepción ‘romántica’ del deseo, que lo entiende como algo que surge espontáneamente del propio sujeto; de forma directa expresaría sus deseos más profundos y supuestamente auténticos. En la tesis girardiana el mediador del deseo se convierte en el modelo a...
tracking img