La tv y las tablas de la ley

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1047 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lo Entretenido y lo Aburrido:
La Televisión y las Tablas de la Ley
[Carlos Monsiváis]

Por: Javier J. León

Como bien sabemos, Carlos Monsiváis fue un incisivo autor e intelectual cuyo conocimiento en varias materias, así como su participación en movimientos reformistas desde la masacre del 68, ha demostrado tener una gran capacidad de concientización en algunos sectores de nuestra afectadametrópoli. Así pues, en esta breve crítica, Monsiváis evidencia su repudio para con el monopolio público de que forma parte la industria televisiva, perfectamente ubicada en lo que algunos han llamado el cuarto poder; lo anterior, principalmente en México y América Latina aunque, con toda seguridad, podemos afirmar que dicha situación se da a nivel global. Siguiendo dichos argumentos, todo estedispositivo de control masivo – yo diría foucaultiano – fungiría con mayor eficacia en países tercermundistas como lo es el nuestro, no tanto por una tendencia exacerbada a ser sugestionados, sino por los siglos que nos hemos mantenido a la luz del mortecino astro de Albert Camus… El libre albedrío es una farsa en nuestra nación y la necesidad de ser mirados con el inútil fin de no ser criticadospor las sociedades extranjeras – principalmente la estadounidense – parece ya inherente al sujeto mexicano. SUJETO, no en el sentido psicoanalítico que supone fijaciones infantiles promotoras del comportamiento adulto… SUJETO, en virtud de la enfermiza alienación a los productos manufacturados por naciones cuyo conocimiento del hombre se limita a números y vectores escindidos.
Como si previera lasderivaciones del uso de internet, nuestro autor afirma que la televisión – el medio más masificado y criticado hasta hace algunos años – “despoja al uso del tiempo libre de todo sentido de finalidad social, familiar e, individual” (Monsiváis, 2000). Los medios de comunicación tienen por fin obnubilar nuestra visión mediante la satisfacción de falsas necesidades, un burdo entretenimiento quepretende erigirse en la nueva moral, sin darse cuenta de que el ethos al que apelan funge, más que como organizador, como promotor de la locura, la confusión y la obscenidad característicos de la era postmoderna en que vivimos. En contraste, no pretendo argüir que toda transmisión televisiva o toda aplicación virtual del internet constituya un dispositivo de control. Si bien existen programas comoLaura en América o Big Brother, también los hay de la naturaleza de Pensar México o La Dichosa Palabra; incluso, y estadísticamente hablando, el uso de tablets ha aumentado el número de libros que la gente lee por año. Queda muy claro que el dispositivo existe, las derivaciones y el mal uso dependerán de la plasticidad psíquica con que cuente el sujeto, así como de los esquemas en que el mismo se hayadesarrollado desde la primera infancia. Nuestro papel como mexicanos consistiría en romper con la estadística acerca de que el tercer mundo, y principalmente el sector de la clase media-baja, necesita de entretenimiento vacuo y, según propias palabras de Azcárraga Milmo, dirigido al ignorante obrero incapaz de disfrutar un día en el museo o de tomar un libro bueno aunque le paguen… Tristemente,nuestra capacidad adquisitiva seguirá siendo inferior al sector más rico de la sociedad, mismo que puede dedicar tiempo a la lectura y a otro tipo de aficiones o cultivación artística; mientras tanto, nosotros nos vemos sometidos a jornadas diarias de trabajo que, con gran frecuencia, son superiores a las 12 horas y suponen un sueldo ridículamente bajo. Las circunstancias y el sistema, por muchoque aparenten, no están sino a favor de los sectores acomodados… ¿Su fin? Mantener al monopolio y al panóptico foucaultiano funcionando a su máximo nivel, esto en detrimento del trabajador e incluso del intelectual y del artista, mismos que se ven relegados al papel del esclavo hegeliano, pero sin la posibilidad de devenir el amo bajo ninguna circunstancia excepto, e hipotéticamente hablando, el...
tracking img