La verdad del año 2010

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1095 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El calendario maya aviva los augurios de que la humanidad se extinguirá en un lustro

Gonzalo Suárez - Madrid

Lawrence E. Joseph sabe exactamente lo que hará el 21 de diciembre de 2012. Por la mañana, recogerá a sus dos hijos y viajará con ellos a un lugar tranquilo. Allí esperará hasta que pasen once minutos de las once de la noche, estrechará la mano a sus retoños y contemplará ensilencio la llegada del Apocalipsis. «Lo tengo todo pensado», asegura con gesto lúgubre mientras sorbe una copa de agua. «Si sufrimos una extinción como la de los dinosaurios, no me libraré. Pero si es sólo una extinción parcial de la especie, creo que sí».

Joseph no es el único que predice algo semejante. Millones de personas de los cinco continentes están convencidas de que nuestra civilización seextinguirá dentro de un lustro. O, como poco, que deberemos despedirnos para siempre de nuestro actual modo de vida. Esa noche, el sistema solar se interpondrá entre la Tierra y el punto central de la Vía Láctea por primera vez en 26.000 años. Y, sobre todo, en ese preciso instante expirará el calendario confeccionado hace dos milenios por los astrónomos mayas, que profetizaron todo tipo decalamidades para esa malhadada fecha.

Bola de fuego

Pocas cosas entusiasman tanto a los seres humanos como un buen Armagedón. Parecemos obsesionados con redimir nuestros pecados en una bola de fuego. De ahí que, a cinco años del nuevo fin del mundo, se haya montado una fructífera industria alrededor de esta fecha. De los diez primeros resultados de Google, nueve contienen prediccionescalamitosas para el ser humano y consejos para protegerse de la furia divina. El otro está dedicado a los Juegos Olímpicos de Londres.

Mientras, Hollywood ya prepara dos superproducciones sobre el tema y las tiendas estadounidenses rebosan de libros que analizan el fenómeno. Uno de los más exitosos, «Apocalipsis 2012» (Ed. Hojas de luz), firmado por el propio Joseph, ha llegado esta semana a nuestropaís.

Este antiguo colaborador del «New York Times» comprobó la verosimilitud de estas teorías repasando fuentes ancestrales y los últimos estudios científicos. «Hay una posibilidad entre tres de que dentro de cinco años suframos una transformación catastrófica de nuestras sociedades», augura. «Eso no significa que vayamos a morir todos, pero sí que tendremos que despedirnos del mundo tal y comolo conocemos».

Resulta curioso el éxito en nuestras sociedades de estas profecías de credibilidad discutible. Es como si la supuesta inminencia de una catástrofe aliviara a una ciudadanía crispada por un mundo de una complejidad inabarcable. «Tenemos la necesidad de sentir que todo tiene sentido», explica Paul Boyer, historiador de la Universidad de Wisconsin y especialista en profecías.«Muchos prefieren un final catastrófico a creer que el mundo es una creación puramente accidental. Además, las teorías apocalípticas te permiten acceder al selecto círculo de los que saben lo que ocurre y, por tanto, tienen más posibilidades de salvarse».

En el caso de 2012, el club está formado por una inopinada coalición de fundamentalistas cristianos, expertos de la civilización maya, hippiesrecelosos de los avances tecnológico y científicos que denuncian el desgaste de nuestro planeta. Aunque formen parte de su círculo de seguidores, Joseph hace todo lo posible para disociarse de los elementos más estrafalarios de este movimiento. «No he tenido ninguna revelación divina ni he contactado con los alienígenas», insiste. «Pero tampoco soy uno de esos escépticos que niegan cualquier nociónque no está respaldada por completo en pruebas tangibles».

Llegó la hora de la extinción

En su libro, Joseph repasa distintos escenarios que podrían llevar a la humanidad a la extinción. Por ejemplo, recuerda que el majestuoso volcán de Yellowstone protagoniza catastróficos estallidos en ciclos de 600.000 años, pero lleva casi 640.000 sin entrar en erupción. O que, tras analizar el...
tracking img