La vida color de rosas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1912 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La vida color de Rosas

Rosas era un republicano que ponía en juego los artificios del sistema popular representativo. Era la expresión de la voluntad del pueblo, y en verdad que las actas de elección así lo demuestran. Esto será un misterio que aclararan mejores y más imparciales estudios que los que hasta hoy hemos hecho. No todo era terror, no todo era superchería. Grandes ypoderosos ejércitos lo sirvieron años y años impagos. Grandes y poderosos capitalistas lo apoyaron y sostuvieron. Abogados de nota tuvo en los profesores patentados del derecho. Entusiasmo, verdadero entusiasmo, era el de millares de hombres que lo proclamaban el “Grande Hombre Americano”
Domingo Faustino SarmientoAños formativos

Juan Manuel de Rosas, el Restaurador de las Leyes, el estanciero más poderoso de Buenos Aires y a la vez uno de los gobernadores con más consenso en toda la historia de la provincia, nació en Buenos Aires el 30 de Marzo de 1793. Estudió en el colegio privado que dirigía Francisco Javier Argerich. Pero su vocación no iba para el lado de las letras sino para las tareasrurales.
Durante las invasiones inglesas participó activamente de la defensa en el regimiento de Migueletes de Caballería. Tras la reconquista volvió al campo. Se mantuvo completamente al margen de los sucesos de la Revolución de Mayo.
En Marzo de 1813 se casó con Encarnación Ezcurra, que sería su compañera en la vida y en la política. Tras el casamiento, Rosas devolvió a sus padreslos campos que les administraba y decidió formar su propia empresa.
En Noviembre de 1815 se asoció con Juan Nepomuceno Terrera y Luis Dorrego en una compañía destinada a la explotación ganadera, saladero de pescado y exportación de productos varios en la estancia de “Los Cerrillos”.
Tras la caída del Directorio, en 1820 Rosas comenzó a involucrarse activamente en la políticabonaerense. Participó activamente en el Pacto de Venegas, que ponía fin a las hostilidades entre Santa Fe y Buenos Aires y se hizo cargo de entregarle al caudillo santafecino, Estanislao López, 30.000 cabezas de ganado en reparación por los estragos causados por las tropas porteñas.
En 1827, el efímero presidente Rivadavia lo nombró comandante general de la campaña.
El Presidente ha dado elcomando de las Milicias de la Provincia de Buenos Aires a Don Juan Rosas, un hombre de gran actividad y extrema popularidad entre la clase de gauchos, a la cual casi puede decirse que pertenece. Rosas se ha distinguido como un poderoso caudillo en los enfrentamientos domésticos de Buenos Aires. Fue Rosas quien, estableció el gobierno del general Rodríguez.
El derrocamiento de Dorrego y suposterior fusilamiento a manos de Lavalle, terminaron de colocar a Rosas en el primer plano de la política. Para todos los factores de poder aparecía como el único hombre capaz de encauzar la situación.

Salvajes unitarios

Lavalle abrió una etapa de barbarie. No para instalar una teoría de los dos demonios entre unitarios y federales,sino para contextualizar los niveles de violencia usados a su turno por ambos bandos y señalar que solo se suele recordar, sospechosamente, la violencia y los métodos represivos ejercidos por Rosas.
A comienzos de 1829, los asesinos de Dorrego, es decir, Lavalle y sus asesores rivadavianos, inventaron un sistema represivo al que llamaron “de las clasificaciones”. El método consistía enarmar un prolijo registro de todos los adversarios conocidos y ejecutarlos o desterrarlos.
El nivel de persecución a la oposición federal fue tal que no pocos quisieron optar por el camino del exilio.
También hubo episodios de censura.

Rosas, un hombre con facultades extraordinarias
El 8 de diciembre de 1829, en aquel complicado clima político,...
tracking img