La vida de el escudero marcos de obregon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (420 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Este largo discurso de mi vida, o breve relación de mis trabajos que para instrucción de la juventud y no para aprobación de mi vejez, he propuesto manifestar a los ojos del mundo, aunque elprincipal blanco a que va inclinado es aligerar por algún espacio, con justos intentos, oprime los hombros de V.S.I lleva también encerrado algún secreto, no de poca sustancia para el propósito que siemprehe tenido y tengo de mostrar en mis infortunios y adversidades cuanto importa a los escuderos pobres, o poco hacendados, saber romper por las dificultades del mundo, y oponer el pecho a los peligrosdel tiempo y la fortuna, para conservar con honra y reputación, un don tan preciso como el de la vida, que nos concedió la divina Majestad para rendirle gracias y admirarnos contemplando y alabandoeste orden maravilloso de cielos y elementos, los cursos ciertos e inolvidables de las estrellas, la generación y producción de las cosas, para venir en verdadero conocimiento del universal fabricador detodas ellas. Y aunque me coge este intento en los postreros tercios de la vida, como a hombre que por viejo y cansados le hizo merced de darle una plaza tan honrada como la de santa Catalina de losDonados desta Real villa de Madrid donde paso lo mejor que puedo-, en los intervalos que la gota me concediere iré prosiguiendo mi discurso, guardando siempre brevedad y honestidad, que en lo primerocumpliré con mi condición y inclinación natural, y en lo segundo, con la obligación que tienen todos aquellos a quien Dios hizo merced de recibir el agua del bautismo, Religión que tanta limpieza,honestidad y pureza ha profesado, profesa y profesara desde su principio y medio hasta el ultimo fin desta maquina elemental.
Y con ayuda de Dios, procurare que el estilo sea tan acomodado a los gustosgenerales, tan poco cansado a los particulares, que ni se deje por pesado, ni se condene por ridículo. Y así, en cuanto mis fuerzas bastares, procederé deleitando al lector juntamente con en,...
tracking img