La vida simulada en la ciudad nómade.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (586 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUENTO.TXT La vida simulada en la ciudad nómade. Nunca imaginé que haber nacido en la era de la televisión, me hubiera significado conocer una ciudad como por televisión. Y peor aún, sin televisor.Creo que todavía perdura su nombre: Buenos Aires. Seguramente existe como una marca y no como un recuerdo. Recorriendo sus calles, sentía al pasar de la gente, su presencia en un destino prefijado, alque ya se llegaba tarde, y en el que inmediatamente estarían pensando en el próximo con la misma premura y atemporalidad. No encontré esos lugares, con roperos, cuartos, salas, patios, zaguanes,veredas, y empedrados con vía y todo, que se llamaban barrios. De las puertas blindadas, de los blindex con pomo fijo, de las rejas, de los portones con accionamiento infrarrojo, salían las agendas congente. Como levitando, me dejé llevar por esas almas, en silencio, ese silencio de motores, bocinas y adrenalina. La velocidad iba en aumento, tras una sucesión de imágenes, quedé girando en un remanso.Repentinamente, el clima era perfecto, las vidrieras, las fuentes, campanitas digitales, carcajajajadas, pero, el movimiento, el movimiento, la levedad. No me resistí, sube y baja, a un lado y alotro, camisasA, camisasB, camisas...n+1. No, no me gusta el pescado, ah, hay hot-dogs, croissants, kartofen, spaghetti. Lleno de niños, de niños llenos de school, mas inglés, computación, hockey,videogames, shopping, videogames, shopping. Estoy en un shopping. Estaba en uno, en la vereda no hice mas que caminar, no había otra cosa por hacer, una sensación de atravesar encierro tras encierro meinvadía. Mientras las calles eran simples corredores, caminé mas rápido, esquivando a la gente y a los autos. Había una plaza cerca, era bastante grande, aproveché para descansar y mirar al cielo sin torcerel cuello. Me llamó la atención un edificio, era el doble de alto que los demás. Sin pensarlo tomé un taxi, y mientras el conductor seguía el discurso del pasajero anterior, yo lo guiaba sin perder...
tracking img