La violencia entre iguales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1852 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA VIOLENCIA ENTRE IGUALES.
Por: Rosana Árcega Rivera y Lorena Gutiérrez Alarcón. Plantel No. 13 “Epigmenio González”.
La violencia no solamente es matar a otro.
J. Krishnamurti.
Nuestra vida como seres humanos está limitada por dos fronteras: nacemos y morimos. Como decía el filósofo alemán Martin Heidegger, “nacer” significa que somos “lanzados al mundo” sin que tengamos control ni sobre elhecho de vivir ni sobre las condiciones de nuestra vida. Por nuestro lado, “morir” significa que un día nuestra vida terminará, lo queramos o no.
El filósofo Denis Marquet dice: “Siguiendo este pensamiento, la necesidad más profunda del ser humano es también existencial: sentirse bien recibido en este mundo, al cual llegó sin pedirlo”. Todos sentimos esa urgencia, porque sabemos que no todostuvimos opción sobre nuestro nacimiento. Queremos ser aceptados sin condiciones, que se nos dé un “sí” incondicional. “Dicho de otro modo: necesitamos amor, pero no en el sentido físico, sino de afirmación: esperamos que lo que somos y lo que seremos sea bien acogido”.
El poeta sueco Hjalmar SÖderberg escribe un verso que dice lo siguiente:
“Todos deseamos ser amados, en su defecto, seradmirados, en su defecto, ser temidos, en su defecto, ser odiados y despreciados. Deseamos despertar una emoción en quien quiera que sea el otro. El alma se estremece ante la vida y busca el contacto, sin importar a qué costo”.
La violencia es lo contrario de ese recibimiento. “La persona que es agresiva impone un comportamiento y de ese modo impide a los demás actuar con libertad”. Quien lastima nodesea que el otro viva, niega su existencia, le impone sus condiciones como las únicas válidas. Lo interesante es que, en rigor, la violencia parte de la falta de amor propio. La persona que lastima a otra no se quiere, de hecho, se niega a sí misma (Pablo, 2009).
El agresor necesita de alguien a quien rebajar. Busca, con esto, elevar su autoestima y adquirir poder; en el fondo, su autoestima esbajísima y tiene una gran sensación de impotencia. Siente una enorme necesidad de admiración y aprobación e intenta conseguirlos aunque sea por la fuerza. Estamos hablando de una persona perversa que no siente compasión ni respeto por nadie pues jamás reconoce el sufrimiento que inflige. Recordemos como un axioma, como una verdad que no necesita comprobación, que toda mujer o todo varón que ejerceviolencia social en las calles, en la comunidad, en la escuela, salió seguramente esa mañana de un hogar o de una familia donde hay inexorablemente violencia doméstica (Lammoglia, 2007).
La convivencia en la comunidad educativa (docentes, alumnos y, a veces padres) en ocasiones es prisionera de conflictos nunca solucionados. Estos conflictos, que parecen sin importancia, cuando no se resuelvenderivan en un clima deteriorado que puede dar paso a episodios de violencia en los centros escolares.
El maltrato entre iguales y la violencia interpersonal en la escuela tienen un impacto psicológico sobre las victimas que genera desde desmotivación, ausentismo hasta sentimientos de culpa que pueden llegar al suicidio (Kaltiala-Heino y otros, 1999).
Hay que resaltar que los iguales son importantescomo constructores de actitudes y capacidades de relación. De los iguales no surgen únicamente problemas, también son la fuente de la que pueden emanar las soluciones. La reciprocidad afectiva y la responsabilidad sobre los actos propios son conductas que la mayoría de los estudiantes aprenden en el ámbito de las relaciones con sus compañeros y compañeras. La inmensa mayoría aprende de formaespontánea, en el devenir de las relaciones con los otros, a comprender y practicar las leyes de la solidaridad y la amistad o, al menos, del respeto al otro al mismo nivel que uno aspira a ser respetado. Pero una significativa minoría no sólo no aprende a ser amable y solidario con sus compañeros, sino que puede estar aprendiendo todo lo contrario: a ser desagradable, agresivos o injustificadamente...
tracking img