Las biografías de hitler: problemas de la interpretación histórica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7960 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 23 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1 LAS BIOGRAFÍAS DE HITLER: PROBLEMAS DE LA INTERPRETACIÓN HISTÓRICA Aníbal Romero (2004) 1

¿Qué hace que una biografía pueda considerarse una buena biografía? Y más específicamente, ¿qué criterios permiten evaluar como buena una biografía de Hitler? La respuesta a la primera interrogante no necesariamente puede cubrir en todos sus aspectos la segunda, pues existen importantes diferencias encuanto a reto intelectual entre, digamos, la biografía de una notable figura literaria a la manera de James Joyce o Paul Valéry, de un lado, y de otro la de una figura política como Hitler. En el primer caso puede imaginarse un título como “James Joyce, su vida y su tiempo”, lo que indicaría que hay en principio espacio para seguir la pista del desarrollo espiritual del biografiado, con relativaautonomía con respecto de sus circunstancias vitales; en tanto que con Hitler resulta imposible distinguir su vida de su tiempo, ambos están estrechamente vinculados y entremezclados más allá de cualquier esfuerzo que procure separarles. La propia naturaleza del personaje biografiado impone desafíos específicos al biógrafo, y sugiere también criterios propios para juzgar los resultados.

En líneasmuy generales, una buena biografía narra una historia de manera convincente, y ello tiene que ver en parte con la calidad del estilo literario, con la riqueza de materiales de apoyo que el autor utilice, y también con la adopción de un punto de vista por parte del biógrafo sobre el sentido de lo que relata y el significado de la trayectoria humana que describe. Para mencionar un ejemplo, labiografía de John Toland sobre Hitler, publicada inicialmente en 1976, está bien escrita y cautiva a ratos el interés del lector, sobre todo debido a la magnitud e importancia mundial de los eventos que narra, y a la particular fascinación que ejerce la figura de Hitler como encarnación del mal en nuestro tiempo. No obstante, al final la obra deja una especie de desazón en el ánimo

2 del lector queaspira a algo más que una descripción, y desea saber lo que piensa el biógrafo sobre qué significó todo aquéllo. La razón de esta falla en el libro de Toland, estriba a mi modo de ver en la confesión inicial del autor, cuando afirma que “Mi libro no tiene tesis, y todas las conclusiones que en él se encuentran surgieron al irlo escribiendo”. Una de tales conclusiones, nos dice, es que Hitler “eramucho más complejo y contradictorio de lo que yo había imaginado”. 1 Este es un resultado relevante, pero sugiere que el autor

consideraba, al dar comienzo a su tarea, que los hechos hablan por sí mismos, lo cual es falso y conduce a serios extravíos. Los hechos no son elocuentes por sí mismos pues no se pueden separar de su enunciación y su explicación, y esta última es una tarea conimplicaciones morales. Al biógrafo toca describir, narrar y explicar, y la selección de sus palabras y aseveraciones no constituye un mero asunto estilístico o científico sino moral. 2

Esa carencia de tesis, es decir, de un punto de vista y una perspectiva clara y consistente, se une en el libro de Toland a una serie de afirmaciones que me lucen cuestionables, y no tienen sustentación adecuada en lamasa de evidencia disponible. Para sólo citar tres casos, Toland sostiene que Hitler “se consideraba a sí mismo nacido y predestinado a la política”, pero en realidad los datos existentes sugieren que este tipo de convicción mesiánica sólo se concretó, en su dirección específicamente política, después de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial y luego de las experiencias vividas porHitler en Munich al ser desmobilizado del ejército, y no antes. Toland también asegura que Hitler ocultaba sus intenciones revoilucionarias en tiempos electorales para no alarmar al ciudadano medio, y en particular afirma, con referencia a las elecciones de febrero de 1933, que Hitler “nada anticipó acerca de sus planes contra los judíos”. Es cierto que Hitler era capaz de moderar el tono y...
tracking img