Las brujas de salem

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4338 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS BRUJAS DE SALEM

A finales del siglo XVII veinte personas fueron ejecutadas en la pequeña ciudad americana de Salem y alrededor de doscientas pasaron por prisión, donde murieron cinco más. Todo porque un grupo de niñas les habían acusado de pactar con el Diablo para atacarlas con hechizos.

La brujería era un crimen terrible en la sociedad colonial norteamericana, marcada por el puritanismo.De ahí que muchos procesados en Salem perdieran sus propiedades y hasta su vida. ¿Por qué se llegó tan lejos? Nueva Inglaterra, en la costa noroeste de los actuales Estados Unidos, era un hervidero de religiones importadas en el siglo XVII. Allí cohabitaban ramas del cristianismo protestante como la puritana, la cuáquera, la anglicana o la anabaptista. Los seguidores de estas corrientes eranfanáticos y se miraban entre ellos con recelo. Muchos habían abandonado Europa con destino al Nuevo Mundo para practicar libremente su religión. Como los puritanos, que se embarcaron en el Mayflower para fundar en América una comunidad cuyas leyes se basaran en los Evangelios.

Los puritanos creían en el Diablo, los demonios y las brujas tanto como en la existencia de Dios, ángeles y santos. Estabanconvencidos de que las fuerzas del mal se hallaban presentes en la tierra, y que en ella entablaban una furiosa batalla por las almas. Los ejércitos infernales maquinaban cosas horribles para poner a prueba la fe de los hombres. Similares ideas no eran nada originales, pero en el Nuevo Mundo cobraban una importancia especial. El principal objetivo de los líderes puritanos era establecer una sociedadde santos. Y justamente allí, en las regiones vírgenes americanas, abundaban los enemigos: había adeptos a doctrinas falsas (de los cuáqueros a los católicos), indios salvajes que vivían en pecado como simples animales y, por supuesto, también traidores disfrazados de hermanos piadosos que en realidad servían a Satanás y sus huestes. Todos estos seres, los reales y los imaginarios, perseguían ladestrucción del estado puritano.

Fenómenos paranormales

A los factores religiosos se sumaba el folclore anglosajón. A ambas orillas del Atlántico se creía en las apariciones de fantasmas y en las travesuras de los poltergeists, fuerzas invisibles que actuaban en las casas provocando fenómenos paranormales. También en los castigos divinos y en las alianzas con demonios para obtener poder.

Labrujería formaba una parte importante en este universo. A diferencia de la sofisticada hechicería del continente europeo (especializada en vuelos de larga distancia, orgías multitudinarias y aquelarres), las brujas y los brujos británicos y anglo-americanos tenían un perfil más doméstico. Se contentaban con convertirse en gatos o perros, maldecir una vaca para que no diera leche o, como máximo, herira los devotos. En pocas ocasiones sus conjuros llegaban a matar.

Pero nadie se tomaba a broma todo esto. Por insignificantes que pudieran ser los embrujos, lo esencial es que demostraban la presencia del Diablo entre los siervos de Dios. Para complicar las cosas, el Diablo no sólo actuaba de forma directa o a través de los hechiceros que reclutaba, sino que a veces también hacía sospechosas debrujería a personas inocentes. Después de todo, su propósito era corroer los pilares de la santa comunidad puritana. ¿Qué mejor arma que volver a sus miembros unos contra otros?

Este peligro llevó a desarrollar una serie de recursos para distinguir a los auténticos hechiceros de aquella gente falsamente denunciada como tal por obra de Satanás. Una bruja genuina, por ejemplo, no podía rezar enteroel Padrenuestro. Siempre se trabaría en una frase o se olvidaría de una parte de la oración. Tampoco podía pronunciar las palabras Dios o Jesucristo. Y sentía dolores agudos si miraba fijamente una Biblia. Con el tiempo surgieron numerosos expertos capaces de determinar, con estos u otros métodos, si alguien estaba poseído.

Estos hombres, generalmente clérigos, solían presidir los juicios por...
tracking img