Las miserias del proceso penal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2255 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Ejecución Penal
por César Pina Toribio “... en caso de condena, el proceso no termina en absoluto. Cuando se trata de condena, nunca está dicha la última palabra...el proceso continúa: solamente que su sede se transfiere del tribunal a la penitenciaría. Lo que se debe entender es que también la penitenciaría está comprendida, con el tribunal, en el palacio de justicia.”

FrancescoCarnelutti, Las Miserias del Proceso Penal
Nuestro sistema de justicia penal descansó desde siempre en lo que, no sin cierto eufemismo, nuestros teóricos llamaban los tres momentos de la pena, aludiendo a la intervención que, a los fines de su imposición, se reservaba a cada uno de los poderes públicos tradicionales: el momento legislativo, cuando se sancionaba la norma penal; el momento judicial,correspondiendo al juez que la aplicaba, comprobada la realización del presupuesto conductual implicado, y, el momento administrativo, con que se identificaba la fase en la que, pasaba a la autoridad administrativa el cumplimiento de la pena, con escasísima, y en buena medida sin ninguna, participación judicial. Hechos, datos y cifras nos han demostrado que tal esquema no se corresponde con una nociónestricta de estado de derecho, cuando menos de la noción que manejamos en la actualidad y que luchamos por aplicar a nuestra realidad social, la del estado constitucional de derecho en el que no es concebible un régimen de garantías fundamentales sin la tutela del poder judicial, considerado el garante por excelencia de la legalidad. El Nuevo Código Procesal Penal promulgado el 19 de julio de 2002inserta al sistema de justicia penal dominicano en esta vertiente que viene consagrándose desde hace ya mucho tiempo, con un especial momento de consolidación en los tiempos actuales. Dedica a ello el artículo 74 así como su

Libro IV, distribuidos en 2 libros, el primero titulado Ejecución Penal y el segundo Ejecución Civil. Los artículos del 436 al 447 detallan los principios generales yprocedimentales de esta para nosotras novedosísima institución y una de las mas trascendentes en el orden de organizar un proceso penal democrático. Sus autores la han justificado con gran acierto, señalando que “la justicia penal no puede permanecer ajena a la cuestión de la ejecución de sus decisiones. No se justifican las excusas de que el problema de los sujetos a condena es asunto de losencargados de los centros penitenciarios o de cobrar las multas o de aplicar la medida de que se trate, para abandonar a la suerte de las autoridades administrativas el control del cumplimiento de penas que, sin embargo, han impuesto a los jueces.” (1)

LA JUDICIALIZACION DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA La normativa que se despliega en el título VI del Código Procesal Penal se asienta en principiosconsagrados como garantes y descriptores de un proceso penal humano, justo e imparcial. Hay en sus Principios Fundamentales cuando menos uno expresamente dirigido a su fundamentación y alcances, el contenido en el artículo 28, que reza:“La ejecución de la pena se realiza bajo el control judicial y el condenado puede ejercer siempre todos los derechos y facultades que le reconozcan las leyes.” “El estadogarantiza condiciones mínimas de habitabilidad en los centros penitenciarios y provee los medios que permiten, mediante la aplicación de un sistema progresivo de ejecución penal, la reinserción social del condenado.” Otros, con una perspectiva de mayor amplitud, tocan los valores comprometidos con el nuevo proceso penal, y refuerzan, por su lado, el anterior. El principio de la legalidad del proceso,consagrado en el artículo 7, proclama:“Nadie puede ser sometido a proceso penal sin la existencia de ley previa al hecho imputado. Este principio rige, además, en todo lo concerniente a la ejecución de la pena o medida de seguridad ordenada por los tribunales”. Mientras que el principio llamado de la solución del conflicto, consagrado en el artículo 2, precisa:-

“Los tribunales procuran...
tracking img