Las relaciones del conocimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3247 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Institución | Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Contaduría y Administración. Sistema Universidad Abierta. SUA |
Asignatura | Teoría del Conocimiento |
Semestre | 1º |
Grupo | 9121 |
No. de Tema | Tema 2 |
Titulo | EL HOMBRE Y LA VERDAD |
Alumno Correo electrónico | León Rivera Fernandofleon@comunidad.unam.mx |
Asesor | Mtro. HumbertoContreras Peña |
Fecha | Martes 31 de agosto de 2010 |

EL HOMBRE Y LA VERDAD

Hoy, como en tiempos de Pilato, sigue abierta la cuestión de la verdad. « ¿Qué es la verdad?» Varias han sido las respuestas a esta pregunta. La filosofía antigua y medieval afirmó que la verdad consistía en la adecuación de la inteligencia a las cosas. Por el contrario, la filosofía moderna hizo de la verdad unatributo de la inteligencia, y consideró que eran las cosas las que debían adecuarse a la razón, no al revés. Frente al realismo antiguo, el racionalismo y el idealismo modernos. La filosofía contemporánea comenzó cuando se abandonaron ambas actitudes, iniciándose la búsqueda de una nueva vía que fuera más radical que las anteriores. Aquellas pretendidas verdades ya no lo eran y por tanto se hacíanecesario profundizar más en el asunto. Debía haber una verdad primaria, preconceptiva y prejudicativa, incluso para defender la posibilidad de conceptos y juicios no verdaderos, falsos. Esa verdad primaria es la que Heidegger creyó descubrir en los orígenes del pensamiento occidental bajo forma de «develación». Zubiri cree que aún es posible ir más atrás, radicalizar más el problema, llegando hastalo que él llama «verdad real». Se trata de una verdad tan primaria y radical que en ella no cabe el error. En ese nivel todo es verdad. Sólo más adelante, en el orden de los juicios y los raciocinios, la verdad se debilita hasta hacerse casi evanescente. A este nivel, nuestra comprensión de la realidad será siempre inadecuada e incompleta. La verdad real, dice Zubiri, es de la cosa; la imponeella, no la ponemos nosotros. Por eso en la verdad real es la cosa la que se apodera de nosotros, la que nos puede, no nosotros a ella. A mil leguas de cualquier filosofía de la posición, del sujeto o de la conciencia, Zubiri elabora una filosofía del poder, del poder de lo real. Ese poder es el que se actualiza en la inteligencia bajo forma de verdad.

El hombre se caracteriza por su deseo deconocer la verdad y se distingue de los animales en su capacidad para trasmitirla y añadirla a los conocimientos ya acumulados por la humanidad. El hombre ha creído que los cambios exteriores de por sí cambian la humanidad, y eso es falso. La humanidad cree y espera ansiosamente cambios transformaciones. Históricamente han existido hombres que de una u otra forma han querido cambios y transformacionespero que a la hora de la verdad se quedan en sólo planes o proyectos. Pretender un cambio está bien, pero para que ese cambio sea real lo primero que hay que cambiar es la manera de pensar de cada individuo, cambiar sus hábitos y virtudes. Es la manera de pensar lo que puede cambiar al hombre, si ese hombre no se conoce y no cambia la manera de pensar, no se dará un cambio real. El hombre requierecambiar las concepciones de todo, absolutamente de todo. En forma urgente se necesita el cambio del llegar a tener para hacer y llegar a ser, por el de llegar a ser para hacer y después tener. Este cambio es imperativo, si no es así, todo seguirá igual. Cuando se ha querido identificar el tener con el ser en la búsqueda de la perfección del hombre, lo que ha hecho es llenarse de cosas y seguirsiendo el mismo miserable; ya en esta época no tiene otra opción que buscar el ser, crecer mental y espiritualmente, para que su existencia adquiera sentido, y por fin logre darle un norte seguro a su vida y no se sienta tan vacío, y su existencia tan efímera. Dentro de los cambios que el hombre requiere, necesita desarrollar una adecuada conciencia ética. En el sincretismo cultural que ha...
tracking img