Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1227 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LITERATURA Y SUBLITERATURA
por Juan Carlos Abril

La subliteratura se apoya principalmente en el mercado y en la inexperta opinión del público. La subliteratura se vende como si fuera literatura y, en este sentido, se nutre de subcrítica. Obviamente en el término sub se esconde una valoración de calidad, un apelativo, el de mala literatura, pero con una salvedad bastante significativa: lasubliteratura pretende suplantar a la verdadera literatura, se erige en su simulacro, la suplanta en muchos casos. Los estantes de los hipermercados avalan esa subliteratura que ya ha suplantado a la literatura. Ahora bien, la subcrítica se apoya en los suplementos literarios de los periódicos, y suele camuflarse entre la literatura real: la subliteratura es la verdadera lacra de la literatura,potenciada por los efectos mediáticos y por cualquier fenómeno o boom, que enmascaran operaciones editoriales y comerciales. Las ediciones de obras que acaban de estrenar series en televisión, por poner un ejemplo, demuestran que el público no conoce la literatura, y que se enfrentan ante la falacia del marketing o ante subliteratura sin saberlo.
De otro modo, el principal factor de peligro para laliteratura -para la calidad de los textos- se encuentra en una óptica esencialista de una literatura que parte de una única visión (id est pensamiento único), la cual se haya en el centro, y las demás propuestas literarias son consideradas asimismo peores; me refiero a la creación de un canon oficial y otro del extrarradio: así el aparato paratextual y crítico de un momento determinado correparalelamente a esas propuestas de literatura de creación, y así la subliteratura lo tiene todo de su parte, existiendo, por tanto, una aparato subliterario tan importante como el literario, camuflado en éste, y que utiliza sus mismos mecanismos de difusión, descripción e interpretación, pero que, en última instancia, los supera, los desborda, y más aún, los anula, infiltrándose en ellos, utilizando suspropias estructuras. Quizá sea aquí donde se halla uno de los puntos de reflexión más importantes: ¿cómo distinguir la buena de la mala literatura? ¿Estamos en manso de una crítica desaprensiva, sin escrúpulos y altamente miserable? ¿O en manos de educadores que deberían ser educados a su vez? La subliteratura forma estantes de bibliotecas públicas y privadas, no sólo de gente sencilla sino tambiénde críticos, y nadie es capaz de evitarlo. Más aún, el entramado que rodea a al a subliteratura no es simple sino inversamente proporcional a esa sencillez de las personas que compran masivamente el último Premio Planeta, por poner otro ejemplo obvio.
Si la literatura se ha convertido en el planfleto y amiguismo (la cultura no debiera permitir amiguismos) en el hablar de oídas, en el flirteo decócteles, en la ostentación de premios, en la reseña fácil, en la fama o en el enriquecimiento, habría que observar a esas ciertas literaturas con lupa para diseccionarlas, analizarlas, y, sobre todo, explicarlas y compararlas. La creación de un gusto -que es una categoría burguesa, kantiana- confirma todas esas sospechas y es, por tanto, el momento de las antologías (no el de los antólogos), pueséstas exhiben contractivamente diferentes propuestas, resumen vidas y carreras literarias, muestran textos con respecto a otros. Aún así hay que tener en cuenta que existen ciertos autores que tienen de su parte a cierta crítica, y que el poder en literatura se ejerce como en cualquier otra instancia: con sus corruptelas y abusos, con su iniquidades; y es ahí donde habría que comparar no sólo lostextos, sino los de esa crítica, quiénes son y a dónde han llegado, hacia dónde se dirigen y a qué intereses responden. Porque al fin y al cabo lo que se pone en juego son esos intereses tan estrechos a la amistad o al favoritismo, es el prestigio y el enriquecimiento personal, algo que se extiende hacia un extracto social, un grupo o élite que domina o, por decirlo con otras palabras, una...
tracking img