Llolal,a

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10551 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capitulo I
Mamá sabe lo que tiene en casa.

Ahí estaba yo, sentado en el sofá de mi habitación, observando y oyendo como la lluvia la caía y pegaba contra mi ventana, observaba como las gotas de la lluvia chocaban contra el vidrio, y como se escurrían en el frio ambiente de un domingo de invierno. Seguía sentado, con el televisor encendido, sin verlo ni oírlo, esa era mi coartada,hacerle creer a mi familia que estaba sumergido en cualquier programa de la televisión. Siempre fui un ermitaño con respecto al hecho de compartir con mi familia, y entablar cualquier tipo de comunicación. En especial ese domingo de enero. Realmente, el tiempo estaba como yo me sentía, a pesar de adorar esos días, cuando el cielo esta encapotado, gris, y lluvioso. Aun seguía en mi habitación, sin querersalir, solo pensaba en lo difícil que es tomar decisiones, en lo dura que es la vida, a pesar de que mi cabeza giraba en torno a pensamientos y recuerdos, irónicamente no quería pensar. Seguía en mi sofá, sin moverme, sin hablar, vestido con jersey negro, y unos jeans, estaba descalzo, con el cabello todavía húmedo, en un mal, muy mal estilo de corte largo a pesar de que mi cabello cuando creciase enrulaba y largo en ese tipo de corte era fatal, incluso para alguien como yo. No hacia mucho me acababa de dar un baño, a ver si asi se me quitaba la sensación de malestar que tenia, quieria de alguna manera mojar mi mente, y quizás convertirme en una de esas gotas de lluvia que caían desde la madrugada, y desaparecer en el asfalto, quería literalmente estrellarme contra él, y esparcirme. Perono soy de agua, y mucho menos parte de la canción Aire de Mecano. Aun me sentía agobiado por todo lo que había pasado… a lo largo de los últimos 17 años. Y digo 17, pues en este momento acabo de cumplir 20 años, y desde los 3 tengo conciencia de lo que es bueno y malo…Creo.

Aun sentado en mi sofá de cuadros blancos, rojos, y verdes; arropado con un cobertor azul que mi mamá me había regaladocuando cumplí 15 años, el frio estaba intenso y yo lo sentía mas intenso todavía. Mis hermanas, Erika y Daniela, no habían molestado en todo el dia, y eso era extraño, incluso para mi, pues siempre arremetía con gritos cuando asi sea por error me tocaban la puerta de mi habitación. Estaba admirando como la lluvia caia, y como necesitaba ser parte de ella. Aun, ni yo mismo podía creer en el estadode depresión absoluta en el que estaba, y mas para mi, que siempre he sido una persona auto depresiva. Pero, asi me sentía, gris, aislado, inmerso en hoyo, en un gran hoyo negro. Sabia que no quería estar asi, pero, igual no quería salir. Mi corazón estaba débil, lleno de llantos ahogados, de momentos tristes, de situaciones sordidas y sonidos lúgubres. Solo pensaba en esos momentos, y en los queseguía adhiriendo a mi lista de momentos y situaciones no favoritas. Se hacia cada dia mas tarde, pero no sabia que hora serian, tampoco me importo saberlo. Desde el pasillo de habitación, podía oler el aroma de la comida que mi mamá estaba haciendo, y aun ella, ni siquiera me había llamado a probarla o darle mi opinión acerca del olor, hasta eso me seguía pareciendo extraño, pero igual, ahíestaba, sentado, viendo nada, oyendo nada, pensando en tanto, y en nada. Mis pensamientos viajaban en el tiempo, y volvian, en mis viajes en el tiempo, pensaba en las cosas que hice de adolescente precoz, de adolescente inocente, y de lo tontos que somos a esa edad, sabernos sin experiencia, sin saber como asumir las consecuencias de nuestras acciones. Si tan solo, nos enseñaran a como levantarnos delas caídas, en vez de arrastrarlas con nosotros en el tiempo, y que estas a su vez creen en nosotros, o por lo menos en mi, sombras eternas que no se como hacerlas desaparecer, yo las he traido conmigo desde que aprendi a no alzar mi voz, a simplemente callarla, omitir una opinión, o simplemente a decir lo que pienso sin ser juzgado. Lo ironico es que mi mamá quien siempre se ha crecido en las...
tracking img