Lo que no deceamos sentir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2190 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 19 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lo que NO deseamos sentir
(artículo publicado en revista Uno Mismo Nº149, Santiago de Chile, Mayo 2002)

Alejandro Celis H.

Hay ciertas cosas que los seres humanos odiamos vivenciar. Lo que intentaré mostrar en este artículo es, primero, cuáles son esas vivencias; segundo, las muchísimas cosas que hacemos –sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo exterior para evitarsentirlas; y tercero, que esas vivencias simplemente forman parte intrínseca de nuestro mundo interno, y que, a pesar de la cantidad de cosas que hacemos para evitar experimentarlas, terminaremos sintiéndolas igual, tarde o temprano, ya sea en nuestra vejez o ante las circunstancias que la vida inevitablemente nos pondrá por delante.

La Incertidumbre:

Quizás lo que más intentamos evitar sentir es laincertidumbre respecto al futuro: ¿qué va a pasar, qué nos pasará a nosotros, a nuestra relación de pareja, a nuestros padres, a nuestros hijos, a nuestra fuente de subsistencia económica, a nuestra imagen frente a los demás, a nuestras comodidades, a nuestros huesos y a nuestra herencia después de muertos? Pensar en eso nos angustia, nos hace sentir vulnerables, a merced de lo que pueda ocurrir.Y, ¿qué hacemos entonces?

Lo que socialmente se nos ha enseñado es: controlar las variables. La palabra clave aquí es control. Partamos por nuestra propia subjetividad: cada uno de nosotros es un mundo en sí. Tenemos infinitas posibilidades de vivencia, de experiencias, de sutilezas sensoriales, perceptivas, de goce estético, de disfrutar nuestra sensibilidad y de la mera sensación devitalidad. ¿Tenemos acceso cotidiano a toda ese espectro de sensibilidad? Creo que la respuesta es un rotundo no. Y, ¿por qué cree usted que no? Reflexione... ¿qué fue de esa inmensa gama de sensaciones que experimentaba durante su niñez? Convertirse en adulto, ¿implica acaso distanciarse de esa sensibilidad?

Voy a entregar mi propia respuesta más adelante, pero sería muy deseable que usted ya tuviesela suya para entonces.

Un segundo ámbito en que ejercemos nuestro control es el de lo que pueda o no ocurrir afuera. ¿Qué hacemos? Planificamos, en términos estrictamente racionales, qué es lo que nos conviene o no hacer para “asegurar el futuro”. En este ámbito, nuestra sociedad ya ha adelantado considerable trabajo para nosotros, en términos de ofrecernos una imagen de lo que es “asegurar elfuturo”. Para la mayoría de las personas, esto significa estabilidad profesional y/o económica, a lo que los más sentimentales le agregan la imagen idílica de la pareja, la casita en un sector “respetable”, los niños, el jardín y los perros. Si logramos esas cosas –creemos- habremos asegurado el futuro.

Por tanto, ponemos manos a la obra: una profesión, un trabajo, una pareja, un contratomatrimonial que “asegure” que la relación perdure... poco a poco vamos trayendo la imagen a la realidad. Si realmente estamos preocupados respecto a la estabilidad futura, escogeremos una profesión y un trabajo rentables –dejando en segundo o tercer lugar el factor “gusto” por lo que hacemos-, y desarrollaremos las habilidades de escalador hasta donde nuestros escrúpulos nos lo permitan. En profesionescomo las de abogado, en EEUU, esto llega francamente al límite. Lo importante es llegar a la cima, sin importar los medios que se utilicen o las personas que se dejan en el camino. Los fabricantes de armas son otro ejemplo extremo. Entre eso y la falta total de cálculo de ese tipo de factores hay mucho trecho; si nos examinamos a nosotros mismos y a los que nos rodean, descubriremos maticesprobablemente intermedios del mismo fenómeno.

El tercer ámbito que deseamos controlar es lo que llamamos “el hogar”. Nuevamente, aquí hay diferentes grados de cálculo que entran en juego: algo que nos parece muy natural a esta altura es considerar en grado importante los ingresos o posesiones de la potencial pareja. ¿Tiene algo que ver eso con el tan cacareado “amor” de que se habla en los...
tracking img