Lo que pudo ser una guerra y no fue por un felón

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5565 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Esta es una serie histórica publicada en La Segunda, escrita por la Sra. Patricia Arancibia, esta es una reproducción sin fines de lucro, solo como medio informativo.


Historiadora Patricia Arancibia

CAPITULO V

VELASCO ALVARADO FIJA EL “DIA D” Y MORALES BERMUDEZ LO DESACTIVA

“Que la lección escrita por los héroes de Tarapacá y los mártires de Arica no sea estéril. Si el adversariode ayer nos adelantó un golpe artero, que no se repita ahora... que no nos sorprenda, pues mientras haya un invasor, lucharemos. ¡Ahí está la Quebrada de Tarapacá como tumba de invasores y ahí está el Morro de Arica como un puño retador!".

Esta arenga, pronunciada a fines de 1974 por el coronel Hugo Sotillo Monasterio, jefe del Estado Mayor de la III División Mecanizada, con asiento enArequipa, retumbaba en los oídos de los mandos peruanos que en el verano de 1975 tenían en sus manos la orden de batalla para invadir Chile. La decisión política estaba tomada y Velasco sólo esperaba la coyuntura adecuada para fijar un nuevo Día D.

En Chile se trabajaba en dos frentes. La amenaza bélica obligó al gobierno a seguir comprando armamento para equilibrar en algo el poderío peruano. Dehecho, el gasto militar se elevó de un 3.3% del PGB al 53% en 1974 y al 5.7% en 1975. Pinochet siguió buscando un entendimiento con Bolivia con el fin de evitar que se consumara la histórica alianza Lima-La Paz. En enero del 75 las conversaciones con Banzer iban bien encaminadas cuando un hecho imprevisto precipitó los pasos diplomáticos: el propio Banzer llamó a su colega chileno solicitándole que letendiera la mano ya que su gobierno estaba sufriendo el acoso de la extrema izquierda y un gesto concreto de Chile en torno al tema de la mediterraneidad podía evitar su caída. Pinochet no dudó en socorrerlo, dada la gran afinidad ideológica y respeto que existía entre ambos. Al mediodía del 8 de febrero se materializó un inédito encuentro de ambos en Charaña, que acercaba posiciones.



Laaudaz ofensiva diplomática chilena cayó como bomba en Lima. Este hecho ocurrió en momentos en que el Gobierno Revolucionario del Perú atravesaba una de sus peores crisis internas. El gasto militar se había hecho socialmente insoportable y la unidad de las Fuerzas Armadas se resquebrajaba a medida que crecía la infiltración soviético-cubana en sus filas. El peligro de una guerra civil estaba adportas: días antes de Charaña, el 5 de febrero, se había insubordinado la policía e incidentes en la capital peruana habían dejado un saldo de 86 muertos y 1.800 detenidos. Todo esto significaba un duro traspié para Velasco. Atacar Chile pronto no sólo desactivaría una eventual guerra civil, sino que le permitiría cumplir el sueño de su vida: ver izada la bandera peruana en el Morro.
Apoyado por sus"halcones", Velasco activó entonces el plan de guerra fijando día y hora para el ataque: 6 de agosto de 1975 a las 06.00 hrs. El Cuartel General Conjunto se estableció en Arequipa al mando del general Gonzalo Briceño, quien junto con los comandantes de la Fuerza Naval Operativa del Pacífico Sur y de la Fuerza Aérea, constituyeron el Comando General de Operaciones, que se instaló en el cuartelAlbarracín de Tacna, y el de Reserva en Moquegua. En éstos se incluyó a los jefes de la Guardia Civil, entre ellos al coronel Aguilar, quien sería nombrado gobernador de Arica en la ocupación.
A partir de marzo, la flota —con los cruceros Grau y Bolognesi y las fragatas Palacios, Ferré y Gálvez más otras unidades menores— fondeó en los puertos de Moliendo y Matarani, preparándose para hostigar ybloquear Arica y Pisagua. Los paracaidisas se encontraban en Arequipa bajo el mando del coronel de comandos Domingo Pérez Santa María. Ellos serían los encargados de iniciar el ataque con un salto masivo sobre la quebrada de Camarones, a 80 kilómetros al sur de la frontera. Ellos calcularon que sus bajas bordearían el 50%, pero tendrían éxito en la difícil misión de evitar que la guarnición de Arica...
tracking img