Lobo de wall street prologo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9656 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL LOBO DE WALLSTREET – Jordan Belfort –
Prologo

1° de Mayo de 1987

- En esta jerarquía eres la última basura - me dijo mi jefe Scott, mientras recorríamos juntos la sala de negocios de LF Rothschild por primera vez.
Caminábamos por un laberinto de escritorios de caoba y negros cables telefónicos, en el piso 23 de una torre de vidrio y aluminio de cuarenta pisos que se alzabasobre la gloriosa Quinta Avenida de Manhattan. La sala era un espacio vasto, atestado de escritorios, teléfonos, monitores de computadoras y yuppies engreídos. Todos ellos estaban en ese momento reclinados en sus asientos leyendo sus ejemplares del Wall Street Journal y felicitándose por ser jóvenes Amos del Universo.
-Tu trabajo, Jordan Belfort, es ser un conector; lo que significa quetendrás que discar 500 números de teléfono al día, tratando de sortear las secretarias que te atiendan. No debes vender nada, recomendar nada, ni crear nada. Lo único que tienes que lograr es que los dueños de las empresas adineradas te atiendan. Y cuando alguien acuda al teléfono, todo lo que tendrás que decir es: “Hola, señor Fulano de Tal, Scott le va a hablar”. Me pasas el teléfono y siguesmarcando. Crees que puedas hacer esto, o es demasiado complicado para ti?
-No, puedo manejarlo- Lo dije con tono de voz confiado, mientras una oleada de pánico del tamaño de un tsunami me inundaba.
-Bien- dijo el-. Estas son las reglas: no hay recreos, llamadas personales, ausencias por enfermedad, no se llega tarde, no se holgazanea. Tienes treinta minutos para almorzar, y lo mejor será que regresesa tiempo, porque hay cincuenta personas dispuestas a tomar tu lugar si te equivocas. A decir verdad – farfullo Scott – no me parece que tengas condiciones para este trabajo, parece un niño, y Wall Street no es lugar pata niños, es un lugar para asesinos, para mercenarios.
Me mordí el labio y no dije nada. Era 1987, y parecía que los yuppies imbéciles como Scott gobernaban el mundo. Wall Streetestaba en plena fase ascendente y escupía nuevos millonarios de a docenas. El dinero era barato, y un tipo llamada Michael Wilkin había inventado algo llamado “bonos basura” que cambio la manera en que las corporaciones de los Estados Unidos hacían negocios. Fue una época de codicia desenfrenada y locos excesos. La era del yuppie.
Cuando nos aproximábamos a su escritorio, mi némesis yuppie sevolvió a mí y dijo:
-Te lo vuelvo a decir, Jordan, eres el último entre los últimos. No eres más que un conector. Y hasta que no hayas pasado la primera eliminatoria, conectar será todo tu universo. Y por eso eres la última de las basuras. Algún problema?
-Para nada- respondí-. Es el trabajo perfecto para mí porque, en efecto, soy la última de las basuras.
No mentía al decir eso. El hecho esque así me sentía. El problema era que mi primera empresa comercial se había derrumbado, y yo con ella. Me perseguían los bancos y también una belicosa representante de American Express que amenazaba con patearme el culo en forma personal si no pagaba cuanto antes.
-Mira el lado bueno- bromeo-. Si por algún milagro no te despiden por haragán, estúpido, insolente o por llegar tarde, tal vez algúndía llegues a convertirte en corredor de Bolsa. Y, solo para que lo sepas, el año pasado gane más de trescientos mil, y el otro tipo para el que trabajaras hizo más de un millón.
-Quien es el otro- pregunte.
-Por qué?- repuso mi atormentador-. A ti que te importa?. Se llama Mark Hanna, y no tardaras en conocerlo.- Me entrego una pila de tarjetas de archivadores. –Sonríe y marca – dijo – y noalces tu puta cabeza hasta que no sean las doce.
Estaba por tomar el teléfono cuando una maciza mano se apoyo sobre mi hombro. Alce la vista y en ese momento me di cuenta de que era Mark Hanna. Como un verdadero amo del universo, hedía a éxito.
-Jordan?- dijo con tono amable.
-Si ese soy yo –respondí-. Ultima basura de primera, a tus órdenes.
Lanzo una cálida risa
-Veo que ya...
tracking img