Los bellos tiempos de las lecturas en voz alta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (358 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los bellos tiempos de las lecturas en voz alta


No es molestia ni crítica (La medida de nuestro desconocimiento), pero los poemas actuales, y tal vez hasta honorablemente, se han convertido enpartituras.

Una partitura es además de una música ímplicita, dormida pero a punto de despertar, una bella obra gráfica (Arquetipos).

Tengo fotografías de antiguas partituras (Inmigración:fotografías), porque hacen agradable el lugar. Como un Mondrian, por ejemplo, cuelgan de las paredes (Mistificaciones del culto al genio).

Pero las “partituras” de poesía no son aptas para ser leídas envoz alta entre amigos, derramando sobre el papel una gota de ron, como le gusta a Vancho (Tipos de bebidas alcohólicas); necesitan una lectura silenciosa y una mirada también silenciosa que capte elextramundo del poema, allí adonde se va hacia el otro lado y se sigue y se sigue con palabras casi inexistentes -y cuando digo casi recuerdo la definición de José Itriago-, con letras raras que nopueden sonar (Caracteres y cadenas), como espacios en blanco, como ampliaciones y disminuciones de la tipografía, como el duende que está oculto dentro del papel pero que le habla a cada lector de maneradistinta (Las diferentes percepciones del mundo).

Noches de poesía

Nos reuníamos y el camino era ir quieto por donde brotaban las palabras en llamaradas que llegaban hasta el cielo negro; unavoz le ponía su ropaje al poema, los ojos estaban brotados también de brasas inapagables (La fiesta de las comadres).

Leyéramos lo que leyéramos -y todos nosotros, juntos, éramos “un poeta menor”-siempre en la pared se formaba un ala oscura que llegaba hasta el cielo y sus estrellas llevándoles el canto, y entre los ruidos de las copas y las risas se formaban los nombres de Rimbaud, de Leopardi,porque éramos menores con pretensiones de la gloria y de inmortalidad, ¡tan poco sabios pero tan hermosamente jóvenes fuimos!

Cuando a alguien no le tocaba leer sus poemas, desde la “platea”...
tracking img