Los dialogos de platon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1865 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“LOS DIALOGOS”
(PLATON)

Libro VIII: los cinco modelos de organización política y las cinco formas del alma
Este libro retoma lo que había quedado, de alguna manera, paralizado al término del libro IV, cuando Sócrates se desvió de la conversación detallando la educación de las guardianas, la procreación de los hijos y estableciendo así su Estado ideal y el alma que gobierna a ese Estado. Peroaún faltaba que determinase las formas malas de gobierno, que son cuatro, y las almas que se encuentran en estos sistemas desviados.
El Estado ideal en donde permanecía la justicia, siempre y cuando se continuase con la división correcta del trabajo y una educación específica ya detallada, era el modelo monárquico y/o aristocrático de organización política. A juzgar por Sócrates, este modeloera justo y quién ejercía el mando en él, también lo era, por ser el Estado reflejo del carácter de sus habitantes.
Pues ahora ya era tiempo de dar a conocer las formas desviadas de organización política. Sócrates las acomoda en una línea decreciente de mérito, o como en sus palabras él las llama, "en orden de alabanzas".[32] La primera forma errónea de gobierno es la Timocracia[33]o Timarquía,éste sistema es comparado con el de la Creta y Lacedemonia del siglo IV a.C.; la segunda es la Oligarquía, el sistema vicioso por excelencia; la tercera, y tercera también en orden decreciente, es la Democracia, el sistema completamente opuesto a la oligarquía; y a continuación la Tiranía, cuarta y última enfermedad de la ciudad y que supera a todas las demás.
Continuando con la idea de ir desde logeneral para desembocar en lo particular (con el que se había dado inicio el libro II a fin de demostrar la felicidad del hombre justo) y estableciendo el paralelismo entre la ciudad y el alma de quien habita esa ciudad, Sócrates caracteriza los cuatro sistemas políticos y los propios cuatro ciudadanos que habitan en él, todo ello mezclado con ese proceso gradual de aparición de los Estados.Timocracia: este errado sistema político se da cuando el Estado ideal (Sistema que no puede durar para siempre) cae debido a la corrupción. Los gobernantes que organizan la procreación de los guardianes fallarían en el cálculo del ciclo indicado para la fecundidad y esterilidad, y los guardianes engendrarían hijos cuando no debieran, siendo éstos no favorecidos por la naturaleza y la fortuna.[34]Independientemente de este descuido, se escogerían a los mejores guardianes para suceder a los gobernantes que hubiesen estado en ese entonces en el poder, pero éstos que sucederían a los filósofos o al filósofo rey, no serían dignos de substituirle. Una vez estos ineptos en el poder, subordinarían, por encono, la música a la gimnasia volviéndose más violentos, brotarían altercados entre la mismaclase guardiana que lucharía consigo misma y terminarían por acordar entre ellos la repartición de bienes y poder. La timocracia sería, por entonces, un término intermedio entre aristocracia y oligarquía, un sistema que ya no se ocuparía de procurar el poder para aquellos de naturaleza racional, sino pretendería a la cabeza del Estado a un hombre de temperamento irascible, bueno para la guerra einútil para la paz. Un sistema subordinado a lo irascible, con hambre de triunfo y sed de honores.[35]
El hombre timocrático: una vez bosquejado el sistema timocrático, un sistema belicoso y ambicioso de gloria y honor, es necesario explicar el carácter del hombre que habita en este sistema, un hombre a semejanza de su ciudad. Éste, cuando en su juventud tenía un padre de bien (hombre del sistemamonárquico o aristocrático) veía como su padre humildemente rehuía de los honores y las dignidades que trae consigo la actividad pública y, también, escuchaba a su madre lamentarse que su marido no perteneciera a la clase gobernante, se lamentaba de no ser tan estimada como otras mujeres porque su esposo no se ocupaba en enriquecerse y le regañaba a éste de sólo pensar en sí mismo y nunca...
tracking img