Los discursos de dido y ana o la historia de una infidelidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9190 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS DISCURSOS DE DIDO Y ANA O LA HISTORIA DE UNA INFIDELIDAD

La elección de Virgilio como tema de disertación entraña algunos inconvenientes. Sin duda, no es el menor (tanto se ha escrito de él), la dificultad de encontrar algo realmente novedoso. Pero ofrece a cambio una ventaja evidente: la garantía de sintonizar con una fuente inagotable de satisfacciones estéticas. Fue ésta una de lasrazones que motivaron la elección del presente tema pero, además, en un ciclo dedicado a las relaciones humanas en la literatura latina, no podía faltar uno de los episodios más conocidos de toda la producción literaria latina: el argumento central del canto IV de la Eneida, es decir, los amores entre su héroe, Eneas, y Dido. No tenemos tiempo para analizar todo el episodio; centraremos la atención enel finísimo análisis que hace Virgilio de la Dido enamorada y su hermana Ana: Dido en la fase crucial y agónica del héroe trágico, en medio de la duda entre mantenerse fiel a la memoria de su difunto esposo o soltar riendas a su corazón entregándose a Eneas; Ana, en su inteligente réplica a favor del amor. Intentaremos poner en evidencia algunos de los mecanismos utilizados por Virgilio paradescribir a su personaje femenino central: primero a través de las palabras de la propia protagonista; después desde una perspectiva más novedosa: desde la opinión que le merece a su hermana Ana que tan bien la conoce (unanimam... sororem, v. 8). Pretendo conducirles a una estancia en la que se encuentran conversando ambas hermanas. Vamos a violar su intimidad y, de la mano de Virgilio, asistiremos ala conversación. Nos encontramos en Cartago, ciudad recién fundada por Dido y que todavía se encuentra en fase de fortificación. Allí se ha instalado Dido, la hija del rey de Tiro, huyendo de la avaricia de su hermano Pigmalión; éste ya ha heredado el trono y ávido de la ingente riqueza de Siqueo, el esposo de Dido, lo ha mandado asesinar. Dido consigue huir con sus tesoros y un grupo de fielesseguidores; pero antes de su partida ha jurado ante las cenizas de su esposo que no volverá a unirse a varón alguno. Desde otra parte del Mediterráneo, desde la costa itálica, y arrastradas por las aguas, han llegado a las costas de Cartago las maltrechas naves de Eneas, o mejor, lo que queda de ellas, de aquella flota con la que partió de Troya portando los dioses penates de la ciudad para darcumplimiento a los altos designios otorgados por los

1

dioses. Siete naves maltrechas han arribado al puerto cartaginés, con un puñado de tripulantes exhaustos tras una lucha titánica contra la feroz tormenta. La noble reina, Dido, les brinda ayuda y hospedaje. En el banquete de recepción, y a instancias de la reina, el héroe troyano rememora con todo lujo de detalles la caída de la nobleciudad de Troya a manos de los pérfidos aqueos y sus inenarrables desventuras a lo largo y ancho de los mares: cómo, en un interminable viaje, sufre la persecución de dioses y hombres que se han conjurado para hacer fracasar su destino, la fundación de la nueva Troya en territorio itálico, a la que está reservado el dominio del mundo. Durante la larga exposición, Dido es acosada por los dardos deCupido a quien la reina sostiene en su regazo pensando que se trata de Ascanio, el hijo de Eneas, que ha sido suplantado astutamente por el dios. Subrepticiamente el diosecillo va hiriendo de amor el corazón de la reina que se ve sorprendida por un poderoso fuego interior y la extraordinaria atracción que Eneas, inconsciente de tal circunstancia, ejerce sobre ella1. Cuando concluye el narrador, Didoestá perdidamente enamorada de él y es precisamente en ese punto cuando comienza Virgilio el canto IV. Para enmarcar este episodio en el contexto de la Enida, hay que tener presente la especial habilidad de Virgilio para sintonizar con los gustos de sus lectores: en este caso, ofrecerá una especie de revancha a esa sociedad engreída de su poderío que aún no ha sido capaz de digerir una antigua...
tracking img