Los límites del perímetro o de la metáfora del ser

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (331 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los límites del perímetro
O de la metáfora del ser

¿Para qué se necesita tener un piano?
Es mejor tener oídos
Y oír bien los sonidos que nacen.
(Alberto Caeiro, El Guardador derebaños)

Los pies son el vehículo natural en el que nos desplazamos. Trasladarse, circular, dejarse trasladar; habitar el cuerpo que nos lleva y trae. Somos el piloto que dirige la embarcación quetransporta al ser. La metáfora del ser, la figura que se desplaza a otro lugar (Jaques Derrida).

La materialización del ser nos otorga un espacio en el tiempo; en términos hedeggerianos,el cuerpo nos permite estar. ¿En dónde estamos si no donde nos llevan nuestro pies? A veces nos encontramos “A medio camino”, entre la “Reunión en un pequeño espacio” y el “Paso en rojo” quesugiere el fin inesperado del camino. ¿Será acaso que la “Metamorfosis de un piano” nos invita a pisar con fuerza y escuchar mejor los sonidos que nacen? A veces son los colores que susurran ySoledad Velasco Hernández (Oaxaca, 1964) quien los hace cuerpo.

Por otro lado, el rostro es lo que nos aproxima a ser, donde habita la razón y los recuerdos. El rostro es lo que nos comunicacon el exterior, inmensidad geográfica que “está adherida a una especie de expansión de ser que la vida reprime, que la prudencia detiene, pero que continúa en la soledad” (Gaston Bachelard).“¡Ay de los vecinos!”, “Terra incógnita”, “¿Y si no llego a tiempo” son las metáforas de las que José Ángel Fernández Colón (Madrid, 1957) se vale para llevarnos al tiempo en que la identidadpierde su rostro y es la indiferencia la que promueve el vacío de la razón y los recuerdos.

¿Quién nos enseña a caminar en las piedras sobre el agua? ¿Hasta dónde nos llevarán nuestrospies cuando estamos entre luz y sombras? ¿Quién nos acompaña en el sortilegio de la realidad? ¿Para qué necesitamos un rostro si no tenemos corazón para escuchar?

Braulio Aguilar Orihuela.
tracking img