Los miserables

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6612 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Amistad en la Bíblia

El amigo
En el Antiguo Testamento Hebreo

El amigo

En el concepto de amigo se integran las tres acepciones de que hemos hablado hasta aquí: la alteridad de su persona, por la que se distingue de todo lo que le rodea y la identificaen sí mismo; el ser prójimo, que lo acerca como semejante que pertenece a la misma familia humana; el ser compañero acorta las distancias y lo coloca en el mismo nivel de actividades y convivencias. La afectividad mutua eleva las tres acepciones anteriores a la categoría de la amistad. El amigo es, pues, aquel semejante que ha sido elegido entre muchos para compartir la intimidad y el afecto.Ciertamente hay grados en la participación del afecto y de la intimidad; el tiempo y las circunstancias hacen que se manifieste la verdadera naturaleza de los afectos, su autenticidad o falsedad. Por esto también en este apartado presentamos los testimonios de la sagrada Escritura según una valoración diferenciada y ascendente.

Tipos de amistadEl amigo normal

A esta categoría pertenecen todos aquellos a los que uno ha elegido entre muchos para convivir y compartir afectos, pero sin una matización especial. De éstos son abundantes los testimonios de la Escritura, porque en la vida real también hay muchos que se llaman amigos. Job clama con sinceridad y confianza: «¡Piedad,piedad de mí, amigos míos, que me ha herido la mano de Dios!» (Job 19,21; cf. 32,3; 35,4). En la adversidad, sin embargo, no todos superan las pruebas de la amistad (cf. Job 6,27; 16,21), y dejan de serlo o manifiestan que nunca han sido amigos de verdad.

Los hijos de Israel en el desierto están unidos entre sí por los lazos de la sangre, de la cercanía,de la amistad. Moisés ordena a los levitas: «Ciña cada uno la espada al muslo, pasad y repasad el campamento de puerta en puerta, matando, aunque sea a su hermano, a su amigo y a su pariente» (Éx 32,27; cf. Jer 6,21).

Más intimidad afectiva parece que une a la hija de Jefté con sus compañeras y amigas. Por esto, después que ha conocido que por el juramentode su padre ella debe ser sacrificada en honor del Señor, pide a su padre: «Que se me conceda esta gracia: Déjame dos meses para ir a vagar por las montañas y llorar mi virginidad con mis amigas. Él le dijo: Vete. Y la dejó marchar dos meses. Ella se fue con sus amigas y estuvo llorando su virginidad por los montes» (Jue 11,37-38). Un sentimiento común de piedad, de compasión, de afecto sinceroaglutina a aquellas jóvenes en torno a su compañera y amiga querida, la hija del jefe Jefté.


El vínculo de la sangre, la pertenencia a una familia, a una tribu son motivos para establecer lazos de amistad. Por esto David llama a los ancianos de Judá «sus amigos» (1 Sam 30,26; cf. Sal 35,14; 122,8).Es un tópico en la Escritura y fuera de ella que la riqueza multiplica los amigos y la pobreza o la desgracia los espanta: «La riqueza procura muchos amigos, al pobre lo abandonan sus amigos... Muchos halagan al hombre generoso y todos son amigos del dadivoso. El pobre es odioso a sus hermanos; cuánto más se distanciarán de él los amigos» (Prov 19,4.6-7; cf. 14,20; Sal 38,12; 88,19; Lam 1,2).Peor aún es burlarse del amigo en la desgracia, de lo que se lamenta Job: «Mis amigos se burlan de mí» (Job 16,20); engañarlo: «Como un loco que dispara flechas y saetas mortales, así es el que engaña a su amigo» (Prov 26,18-19); o testificar falsamente contra él: «Maza y espada y flecha aguda el testigo falso contra su amigo» (Prov 25,18; cf. Job 17,5)....
tracking img