Los muchachos no quieren nada con la literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1318 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 11 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS MUCHACHOS NO QUIEREN NADA CON LITERATURA
( antimetáfora de la libertad )

Pronto advenirá un nuevo gobierno que, entre sus ropas , trae una idea
que me sedujo. Se habla de un Ministerio que devendrá en dos, que se separará. Es un Ministerio que a mí, por lo pronto, me interesa: el Ministerio de Educación y Cultura, que será, pronto según se afirma, deEducación, por un lado y de Cultura, por otro. Bienvenida la noticia y el deseo de buenos augurios desde esta atalaya isabelina.
Habrá que luchar con las nuevas burocracias, y danzarán nombres para quienes las titulen, pero éste, será otro tema.
Doble entidad necesaria, doble, para unificar ideas. Suena Enrique Rubio para Cultura y sale María Simón, suena el paradigma científico y sigue sonando el mismo.La cultura en manos de científicos es propia del positivismo, corriente que dominó por estos lares. Lo bueno de separarlas, dado que no son lo mismo, es que el paradigma puede fracturarse y de esa crisis, salimos ganando todos.
El debate ( hoy es casi mala palabra ) educativo sigue en el debe. Y seguirá, según puedo auscultar, pues hay una línea hegemónica, dominante, en el pensamiento uruguayo( sobretodo histórico ) que aún tiene mucho daño por hacer. Traslado a los programas educativos se enquista más, se trasmuta en virus. Pero éste, es otro tema.
La preocupación que traigo a consideración hoy, es la que tiene que ver con la literatura; para qué se la enseña; por qué y cómo se hace. Preguntas que se desfolian en nuevas interrogantes.
El por qué, mucho tiempo ha, vino desde Francia.Uruguay tenía, porque tuvo, una educación de corte universalista y muy francesa. Destilaba humanismo y era propicia a crear espíritus más que hombres. Era un lujito, que teníamos y que nos envidiaban. Teníamos, y fue orgullo. Un pueblo culto es un pueblo sabedor de su sino idiosincrático. Nuestra comarca no puede crecer en anchura, sino en altura. Y por allí creció, pues crecer en altura, escrecer en espíritu.
Pero el modelo- ése espejo que no devolvía luz, sino que la robaba -, se nos fue. Hoy queda el recuerdo de lo que fuímos; hoy queda Maracaná y sólo Maracaná.
La separación del Ministerio de Cultura me permite, habilitándome, reflexionar sobre la literatura y de cómo veo su enseñanza.
Los muchachos no quieren nada con la literatura. En parte es verdad y en parte, no; la parteverdadera es multifactorial y el abordaje complejo.
Principio se deben las cosas y en ese sentido diré que los programas oficiales de la asignatura promueven, por lo menos, al desánimo- No son apropiados. Hay muchos autores por curso y además, una obligación de representar los tres géneros ( lírico, narrativo y dramático ), sí o sí.
Hay autores que no se corresponden. Salvo Juana, Paco y Morosoli,el resto puede dilatarse hacia los años superiores. Respecto del Martín Fierro, diré que es muy extenso y darlo como se lo da, amputatoriamente, es una lástima. Omito el uso de otros adjetivos, dado que soy sabedor del celo oficialista y de los adláteres que a la sazón se constituyen. El terreno es espinoso y no será precisamente el diablo el que salga detrás de los juncos….
Borges, aunquealternativo, en tercer año es un franco despropósito.
La idea no es enumerar, sino pautar los desatinos, cualitativamente.
Libros de aventuras es lo que hace falta, historias que se podrán desnudar en recursos estilísticos, pero que lo que importará es la historia misma. Los personajes que se desenvuelven en vicisitudes, tales que, reconocidas, pueden ser muy semejantes a las que hoy, héroes yantihéroes, viven. Antihéroes seremos todos, tarde o temprano, pero el camino es la propia aventura; el sentido es hacer el viaje, viajar. Los viajes interiores deben ser cuidados y estimulados. Es fácil, se me dirá ¿ No, sinceramente no. Pero nadie dijo que lo sería.
Hay realidades que se esconden, encima y debajo de la realidad. Están y hay que buscarlas, es el truco, es el fin. No el final, porque...
tracking img