Los nibelungos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4501 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Nibelungos

“Los Nibelungos” es la obra de los primitivos trovadores germánicos; conjunto de leyendas heroicas, donde se mezclan elementos históricos, fantásticos y mitológicos. Su origen se remonta a los comienzos de la Edad Media, época de las emigraciones guerreras sobre el Sur.

En las profundidades de la tierra, en el país delas tinieblas, viven los nibelungos. Son negros y enanos; suyo es todo el oro amarillo de las entrañas de la tierra, y el oro rojo del Rhin, que robaron a las ninfas. Y su rey tiene un anillo maldito, que da la muerte al que lo lleva.
En la corteza de la tierra viven los gigantes y los héroes. Fafnir, el gigante conquistó el tesoro de los nibelungos y el mágico anillo, y, convertido en undragón, guarda su tesoro en el brezal de Gnita. De la raza de los héroes, los welsas son los amados de los dioses. De ellos nace Sigmundo. Y Sigmundo engen-drará a Sigfrido, el más sagrado de los héroes.
Y en la región de las nubes viven los dioses. Walhalla se llama su morada. Son seres de luz, y Odín, señor de las batallas, los preside.
Los nibelungos, los héroes y los gigantes se inclinan anteel viejo Odín, cuya lanza de fresno domina el cielo y la tierra.

I.- SIGMUNDO

Odín, el padre de los ejércitos, rey de los dioses, engendró en la tierra una estirpe de héroes, de los que fue el primero Welsa, rey de los francos, el cual engendró una pareja de mellizos; Sigmundo y Signi. La raza de los welsas sobrepujaba a todas las demás en fuerza y hombría, y su destino fue el másbrillante y desgraciado que hubo sobre la tierra.
Welsa había mandado construir una sala famosa, en cuyo centro erguíase el tronco de una colosal encina. Sus ramas, cubiertas de flores, formaban el techo de la sala, y su tronco no lo podían abarcar entre diez hombres.
Hunding, rey de Gautlandia, se enamoró de la princesa Signi y la pidió por esposa, a pesar de que el corazón de Signi no estabainclinado hacia el feroz guerrero.
Dispusiéronse las bodas en la sala en cuyo centro se erguía la encina. Grandes fuegos ardieron en la larga fila. Por la noche, cuando los barones estaban sentados junto a los fuegos, sobre las pieles de oso, entró en la sala un hombre desconocido de todos. Llevaba un grn manto azul y un sombrero de enormes alas echado sobre un ojo. Caminaba descalzo; era muy alto,viejo y tuerto. En la mano llevaba una brillante espada, con la que se acercó a la encina y clavándola en el tronco con tal fuerza, que penetró hasta el puño. Y habló así a los barones, atónitos:
-Quien esta espada saque del tronco recíbala de mí como regalo, y mostrarán sus hechos que nunca mejor espada manejaron las manos de los hombres.
Dicho esto, el desconocido desapareció. Era Odín, eldios de luz. Padre de los ejércitos.
En seguida se esforzaron todos por apoderarse de la espada. Pero sus esfuerzos fueron vanos;; nadie consiguió moverla. Sólo la mano de Sigmundo logró arrancarla con la misma facilidad con que se arranca del árbol una flor. Era la más hermosa espada que jamás se viera, y Hunding deseó poseerla a toda costa. Ofreció a Sigmundo tres veces el peso de la espadaen oro: pero Sigmundo contestó con desprecio:
-Como yo, pudiste cogerla cuando estaba clavado en la encina. Si no lograste hacerlo es que no te corresponde el honor de ceñirla.
Estas palabras irritaron a Huning, que se vio escar-necido delante de sus barones. Y aquella misma noche meditó su venganza.
Al día siguiente dijo Hunding que quería aprovechar el buen tiempo para regresar a su paísantes de que los vientos crecientes le cerrasen el mar. Signi, con el alma llena de tristes presentimientos, le acompañó a viva fuerza. Y Hunding, al marchar, invitó al rey Welsa y a Sigmundo a ir a visitarle en su reino a la vuelta de tres meses.
Por el tiempo convenido partió Welsa con Sigmundo y sys héroes hacia Gautlandia, a hospedarse en casa del rey su yerno. Ya era de noche cuando...
tracking img