Mal de amores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3894 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION

Mal de amores es una historia que narra una pasión entretejida a la historia de un país, de una guerra, de una familia, de varias vocaciones desmesuradas.
En esta podemos observar dos amores que tuvo la protagonista Emilia Sauri, nos transportaremos con ella hasta su infancia para conocer a su primer amor que fuera Daniel Cuenca, un inasible, aventurero y revolucionario ydespués nos trasladaremos a su madurez para conocer a Antonio Zavala que es un medico cuya audacia primera esta en buscar la paz en mitad de la guerra civil.
Pero para pode4r ver los enredos y problemas que surgieron durante toda la travesía de nuestra protagonista nos tenemos que envolver en su mundo y transportarnos hasta el lugar en que todo ocurrió, así que yo te invito a leer esta novela cuyaprosa nítida y rápida consigue robarnos con su maestría, y mientras nos regala los delirios de una invocación amorosa cuya desmensura nos contagia de futuro y esperanza.
Esperando que usted lector también pueda la fortuna de aprender el mundo de quienes viven con ingenio avidez y entereza al igual que nuestra protagonista

DESARROLLO

Diego Sauri nació en una pequeña isla del Caribe mexicano.A la mitad del siglo XIX toda tierra firme o flotante que ocupaba aquel regazo pertenecía al estado de Yucatán. Con el paso de la guerra de costas, varias familias navegaron hasta la costa blanca y el verde corazón de la isla de mujeres; cuando desembarcaron los nuevos moradores no tenían nada que defender aparte de sus vidas, entonces acordaron que cada quien seria dueño de la tierra que fuesecapaz de chapear, así fue como los padres de Diego Sauri se hicieron de un pedazo de tierra y una larga franja de tierra, en mitad de la cual plantaron la palapa bajo la que nacieron sus hijos. El primer color que vieron los ojos de diego Sauri fue el azul, porque todo alrededor de su casa era azul o transparente como la gloria misma, diego creció corriendo entre la selva y rodando sobre lainvencible arena acariciado por el agua de las olas. Creció brillante, pulido y heredero de un afán sin explicaciones. Sus padres habían encontrado la paz en aquella isla pero algo dentro del decía que tenía una guerra pendiente fuera de ahí. El muchacho en el que se convirtió diego Sauri deseaba con todo el cuerpo un horizonte no cercano al agua. A le se le había vuelto un pasión la habilidadcurandera que su padre le descubrió cuando era niño. A los trece años había ayudado a su madre en el parto mas difícil y desde ese momento demostró una habilidad manual y una sangre fría. El no contaba con más ciencia que su instinto pero tenía la destreza y el aplomo de un sacerdote maya. A los diecinueve sabia todo lo que la isla podía saber de yerbas y brebajes. Fermín Mundaca y Marechaga traficabancon armas, se favorecían con la guerra de costas. Con esto hubiera bastado para que diego los odiara pero el sabia otra razón. Una noche llego a su puerta una mujer con la que se había visto llegar a Mundaca, ella tenía golpes en todo el cuerpo; Diego la curo. Cuando ella se recupero la puso en el primer velero que llego a la isla. Después de esto unos hombres lo atraparon y lo encerraron; elestuvo en encierro y perdió el sentido del tiempo hasta que un día un gigante rojo lo dejo en libertad en un helado puerto en el norte de Europa. Después de mucho tiempo diego Sauri volvió a México como quien vuelve a sí mismo, sabía hablar cuatro idiomas, había vivido en diez países y trabajo como asistente de médicos.
Apenas tenía veintitrés años cuando desembarco en el puerto de Veracruz erapariente de sus islas y lo bendijo. Cuando caminaba de prisa se metió al puerto que hacia un ruido desordenado entre tanta gente estaban sin mas los ojos de Josefa Veytia. Diego llevaba mucho tiempo buscando su destino como para ignorar que lo había encontrado. Quince meses después de aquella tarde durante el diciembre de 1874 Diego se caso con Josefa Veytia en la Iglesia de Santo Domingo, en la...
tracking img