Mapa para cazar águilas en sudán

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (903 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De todos los mapas conocidos a nivel mundial este será, sin duda alguna, el más particular, y es que cazar un águila no es una tarea fácil, no con esto quiero decir que sea costosa, aquí poco o nadatiene que ver el dinero o algo que se le parezca. Más bien se trata de seguir la línea que vislumbra en la pared ―esa abertura que es una ruptura ocasionada por los años de convivencia en un mismolugar―. Esta puede hallarse en el comedor, en la azotea, en el patio, en el baño… e, incluso, en la habitación del que la está buscando con vehemencia. Y así la línea, tácitamente, se burla de nosotrosmostrándonos su “belleza”.
Para Alonso, mi hijo de seis años, hallar la línea ha sido sencillo, yo diría que ésta lo encontró a él. Sin embargo, para mí ha sido sumamente difícil, quizás estohaya sido así debido a mi “hiperestaticidad”, no lo sé. En fin, el hecho es que habiéndola encontrado, procedí a acercármele, porque en sí no creí estar mirándola y pensé que se trataba de alguna deesas jugarretas que suelen darnos los sentidos, pero no, la línea estaba frente a mí y me incitó, de un modo tan sutil, a recorrerla, para que de esta manera, llegara a Sudán y pudiera cazar aláguila. Mi alegría fue desbordante, tanta que busqué a Osvaldo, mi hermano mayor, le conté sobre el hallazgo y, asumo, conjeturó mi locura, mas no me importó: yo sólo quería hablar de la línea, el águila ySudán. Mientras lo hice, sentí un agujón penetrando mi cuello, pero no le di importancia, ya que en ese momento era, según yo, “el rey del mundo”. Sonreí, ignorando que en este juego la lucha espermanente y toma miles de formas, aun y la de una ciudad.
Todo el recorrido fue una involución que demolió la escalera que algún día me hubiera servido como camino hacia mi anheladahipercineticidad. Recuerdo que, casi a la mitad del camino-mapa, calculo, me di cuenta de que estaba perdido ―ya no reconocía los puntos cardinales― y hambriento. De pronto, en el ocaso, vi a unos aborígenes....
tracking img