María la nueva eva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2353 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
|María nueva "Hija de Sión" |


El Saludo Angélico
Saludo: invitación al gozo mesiánico. María Hija de Sión como personificación del Pueblo de Dios en los tiempos escatológicos, o en el Día de Yahvéh. Para entender el sentido profundo del Saludo Angélico a la virgen hay que tenerpresente el Salmo de júbilo a Sión del profeta preexílico (640-630 a.C.) Sofonías (3, 14-17) al que alude: "¡Hija de Sión; da gritos de alegría Israel! ¡Alégrate, Hija de Jerusalén! El Señor es el Rey de Israel en tí.¡No temas... Sión! En tu seno está el Señor, tu Dios, el héroe, el Salvador."
|[pic] |
|"Por María se realiza la gran aspiracióndel Antiguo |
|Testamento..." |


El saludo "¡Alégrate!", según esto, hay que considerarlo como la invitación por excelencia al gozo mesiánico que los profetas habían anunciado para los últimos tiempos de la "historia de la salvación", en los que, redimidos de nuestros enemigos por el Mesías, entraríamos a gozar de los supremos bienes: la vidadivina, la justicia salvífica y la santidad, en una palabra, de Dios mismo, de su presencia salvadora, ya que por María se realizaría la gran aspiración del Antiguo Testamento, que sólo puede leerse como el libro de una espera continuada y creciente, como el libro de una expectación que va siempre creciendo hacia lo inaudito: la habitación de Dios en el seno de su Pueblo, por una Alianza nueva yeterna.
La salvación mesiánica profetizada por Sofonías, consistía precisamente en la presencia de "Yahvéh salvador, en medio de su pueblo". María, como nueva Hija de Sión, lleva a Jesús ("Yahvéh salva") "en su seno".
El "evangelista de la mansedumbre de Cristo", San Lucas, sobre todo en el Evangelio de la infancia, no cesa de proclamar para todos la más grande alegría espiritual por el"nacimiento virginal" del Mesías del seno purísimo de María (Lc 2, 10 "gran alegría") como conviene al supremo "Buen Nuncio" del Evangelio, que así se convierte en un pregón público del Reino de Dios, esto es, de la paz sobre la tierra (Lc 2, 14) y de la salvación universal (Lc 2, 29-32), de la entrada del Mesías en el mundo, no sólo para salvarlo, sino también para ser la Salud del Pueblo, que más quesalvarse debe dejarse salvar, es decir, para llenar la tierra de energías celestiales, de enormes fuerzas sobrenaturales, que es lo esencial para la comprensión del Cristianismo, de un Dios que se hace hombre para salvarlo.
Pero nadie como María debía "alegrarse", ya que nadie como Ella, en calidad de Madre del Dios Salvador, debía participar de los bienes mesiánicos de la salvación, para luegoderivarlos por redundancia sobre todos nosotros, comunicándonos así su alegría mesiánica, hecha "causa de nuestra alegría", en sentido bíblico de alegría en el Señor, presente en medio de nosotros, o sea, de alegría por la presencia del Señor.
Es lo que en el "Magníficat" declara Ella misma, impregnado todo su ser de la alegría del fin de los tiempos en Dios su Salvador, el Mesías Rey, que va a nacerde una virgen pobre, manifestando la gloria de su presencia en la pobreza de su Esclava, por lo que todas las naciones la proclamarán "bienaventurada", ya que Dios ama a los "pobres", a quienes reserva su Reino.
Por eso a la "voz" de María, llegada "de prisa" a la región montañosa de Judá, para anunciar la "Buena Noticia" de la salud mesiánica, "saltó" (de gozo) el Precursor, como antiguamente"saltó" David ante el Arca de la Alianza (Lc 1, 41, 2Sm 6, 16).
Para entender mejor este saludo – "alégrate" - hay que tener presente que lo que en los Profetas del Antiguo Testamento se decía colectivamente de todo el pueblo de Israel elegido y amado por Dios, simbolizado por la "Hija de Sión", aquí, en Lc 1, 28, se dice individualmente de la persona de María, en cuanto que María viene a ser la...
tracking img