Marcela serrano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 324 (80848 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Marcela Serrano
El albergue de las mujeres tristes

EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES © D.R. 1997, Marcela Serrano

De esta edición: © D.R. 1997, Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A. de C.V. Av. Universidad 767, Col. del Valle México, 03100, D.F. Teléfono 688 8966

• • • • • • • • • •

Ediciones Santillana S.A. Carrera 13 N° 63-39, Piso 12. Bogotá. Santillana S.A. Juan Bravo 38.28006, Madrid. Santillana S.A., Avda. San Felipe 731. Lima. Editorial Santillana S.A. 4ta, entre 5ta y 6 a, transversal. Caracas 106. Caracas. Editorial Santillana Inc. P.O. Box 5462 Hato Rey, Puerto Rico, 00919. Santillana Publishing Company Inc. 901 W. Walnut St., Compton, Ca. 90220-5109. USA. Ediciones Santillana S.A. (ROU) Boulevar España 2418, Bajo. Montevideo. Aguilar, Altea, Taurus,Alfaguara, S.A. Beazley 3860, 1437. Buenos Aires. Aguilar Chilena de Ediciones Ltda. Pedro de Valdivia 942. Santiago. Santillana de Costa Rica, S.A. Av. 10 (entre calles 35 y 37) Los Yoses, San José, C.R.

Primera edición en Alfaguara: octubre de 1997

ISBN:968-19-0401-X

Diseño: Proyecto de Enric Satué © Ilustración de cubierta: La dessartte de Henri Matisse

Impreso en México

Todos losderechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, de la editorial.

Para Elisa y Margarita, mis hijas

ÍndicePrimera parte: Desangrado son corazón ......................................................5 Segunda parte: La Cuarta de Brahms .....................................................101 Tercera parte: Rara, como encendida......................................................126

Primera parte: Desangrado son corazón

Dónde esperaremos si el amor no llega. Cubiertas de qué estas heridas.
Loslugares habidos

Antonio Gil,

1

El amor se ha vuelto un objeto esquivo: fue la última ráfaga en la mente de Floreana Fabres mientras leía Bienvenidos en un largo letrero a todo lo ancho del camino. El destartalado autobús cruza la entrada del pueblo y ella mira por la ventanilla: la sorprende el brillo del azul. Floreana había olvidado completamente el cielo. Desciende y estira las piernas.Sobre su cuerpo pesan demasiadas horas de carretera, sumadas al vaivén del trasbordador que la trajo desde Puerto Montt a la isla, y a los innumerables caminos de tierra por los que el bus ha debido internarse para llegar hasta el pueblo donde se encuentra el Albergue. Mide sus fuerzas con la maleta en una mano y la mochila sobre la espalda: sí, piensa, me la puedo todavía. Con los ojos busca lacolina anunciada: de modo casi espectral se eleva el Albergue, recortado sobre el fondo del promontorio que mira al mar. El entusiasmo que el verde invernal le produce y las ansias por llegar la obligan a desentenderse del peso de su equipaje, y comienza animosamente el ascenso. Absorta, avanza por la senda polvorienta y apenas da una ojeada a la clásica iglesia de tejuelas, rodeada de casas yboliches. Identifica solamente los rótulos inevitables en la plaza de cualquier pueblo que merezca llamarse así, por muy dejado que esté de la mano de Dios: Municipalidad, Escuela, Bomberos, Policlínico, Retén de Carabineros... Empinada es la ladera que deja atrás el pueblo. Atisba en la cima, en medio de una espesa arboleda, esa curiosa construcción de madera a la que su fantasía ha llegado muchoantes que ella, y la excitación le impide oír el llamado del mar, allá abajo... Aparece de pronto un hombre, o una parodia de tal: su cuerpo encorvado se halla cubierto de sucias lanas blancas y sus pies desnudos saltan como los de un conejo. Con una enorme sonrisa desdentada balbucea algo incomprensible mientras alivia a Floreana del peso de su maleta. Ella lo sigue hasta la puerta misma del...
tracking img