Maria, modelo y signo del amor de dios a los hombres

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2263 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
-------------------------------------------------
M
ARÍA, MODELO Y SIGNO DEL AMOR DE DIOS A LOS HOMBRES.

L
os católicos demostramos nuestro amor a la Madre de Jesús de muchas maneras. Por ejemplo, con el rezo del rosario, con las prácticas del mes de mayo, con las peregrinaciones a los santuarios marianos, con promesas y novenas, con la consagración a María, con la devoción a los sietedolores y las siete alegrías de la Virgen, con las visitas de su imagen a las casas.

Normalmente, heredamos la devoción mariana de una persona de la familia, de nuestros padres o abuelos, de nuestros catequistas. Desde nuestra infancia, aprendemos a rezar el Avemaría antes de acostarnos. Pero algo que en un momento llega a interpelar al hombre inmerso en una sociedad, como la de hoy, de consumo,estrés y sin sentido, es preguntarse ¿pór que es necesario orar? ¿Es necesario orar a Dios o alguien más, imágenes o a la Virgen María?

De ahí que es necesario, para una preparación un poco más profunda de todo fiel católico, saber el por qué de nuestra relación con un ser trascendente, creador, poderoso, omnipotente, etc.

Toda religión estructurada, desde los pueblos más antiguos, crea ytransmite diferentes formas comunitarias de relación con lo sagrado. Estas expresiones están muy condicionadas por las culturas de los pueblos, que crean y recrean significados de acuerdo con las relaciones que establecen entre sí y con la naturaleza. Cualquier religión tiene ritos, gestos simbólicos que expresan la relación con lo sagrado. Las religiones crean y alimentan cultos relacionados con ladivinidad. Las expresiones religiosas son, al mismo tiempo comunitarias e institucionales.
En todos los cultos religiosos, con sus ritos y lenguajes correspondientes, hay una búsqueda sincera de Dios y manifestaciones culturales ambiguas, que hay que purificar. Esto fue lo que paso y sigue pasando también hoy con la experiencia religiosa judío-cristiana.

En lenguaje teológico decimos que elculto cristiano tiene tres dimensiones básicas: existencial, mística e histórica-ritual.
1. Existencial.-esta dimensión significa que el culto verdadero consiste en el servicio a Dios en la vida, por medio del amor solidario, de la práctica del bien y de la lucha por la justicia. El culto interior brota de la existencia cotidiana, en el corazón sintonizado con Dios. Somos templo del Espíritu,como dice san Pablo.
2. Mística e histórica-ritual.- esta dimensión significa, que el culto es expresión de una espiritualidad, de una relación explicita con lo sagrado, es decir, de una experiencia de Dios que articula presencia y lenguaje.
3. Historia-ritual.-finalmente aquí el culto se estructura en la historia, por medio de gestos y palabras, tradiciones y ritos.

En el cristianismocatólico, el culto se manifiesta sobre todo por la devoción y por la liturgia. La devoción consiste en el conjunto de expresiones cultuales más libres, creadas y recreadas por la religiosidad popular y por grupos eclesiales, propuestas libremente a los fieles. En principio, cualquier cristiano puede crear una expresión devocional e invitar a otros a rezar con él, siempre que esté de acuerdo conel Evangelio. Y ninguna expresión devocional, aunque sea recomendada por concilios y papas, es obligatoria para los fieles.

Pero también es necesario que el cristiano católico sepa que la Iglesia en la que él cree, ama y frecuenta no interpreta el evangelio como a ella le dé su gana, sino que hay también un Magisterio y Tradición que respalda la solidez de la palabra de Dios. Magisterio que habuscado hacer viva la palabra de Dios, por medio de documentos, cartas, exhortaciones, encíclicas, etc., lo que los gestos y ritos celebran dentro de la Iglesia. Gestos y ritos, que la Iglesia ha centrado en la liturgia, como expresión cultual oficial de ella.

Por eso mismo, sufre una normatización mayor y caracteriza la identidad de la Iglesia como comunidad orante. El Vaticano II valoró la...
tracking img