Matrimonio en cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 249 (62107 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
José María Iraburu

El matrimonio en Cristo

Fundación GRATIS DATE
Pamplona 2003, 3ª edición

1

José María Iraburu – El matrimonio en Cristo

Lo primero, informarse bien

El Autor y Maestro del sagrado matrimonio
Los novios y los casados habéis sido llamados por Dios a realizar un misterio de gracia muy grande: el matrimonio. El mismo Dios es quien lo ha inventado. Él, al crear alhombre y la mujer, quiso que se unieran con un vínculo de amor perpetuo, y que fuera en ese marco sagrado donde se produjera la transmisión de la vida humana.
Al principio de todo, «creó Dios al hombre a su imagen; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo Dios: “Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla”» (Gén 1,27-28).

Está claro que lo primero que tenéis que hacer esconocer bien lo que Dios quiere hacer en vuestro matrimonio. En tema tan formidable, no habéis nacido ya sabiendo, ni tampoco los ejemplos que habéis recibido de vuestros familiares y amigos sobre el matrimonio constituyen normalmente una lección magistral, exenta de todo error o defecto. Por eso, malamente podréis colaborar con Dios, por buena voluntad que tengáis, si no comenzáis por saber bienqué es lo que Él quiere hacer en vosotros, con vosotros y a través de vosotros. Cuando compráis un ordenador o cualquier otra máquina compleja, lo primero que hacéis es informaros bien acerca del aparato. Queréis saber cómo es, cómo funciona, para qué sirve y para qué no, qué cuidados requiere para su mantenimiento. Y es que, si no, fácilmente estropearíais la máquina, y no le sacaríais ni delejos todo su rendimiento posible. Todo esto es cierto y de sentido común. Ahora bien, el estudio de un aparato de estos puede llevaros muchas horas y muchos días. Y a veces incluso no os bastará con el manual de instrucciones, y necesitaréis las explicaciones bien concretas de un experto. Finalmente, el ejercicio práctico perfeccionará vuestro conocimiento teórico. Pues bien, ¿sabréis los novios yesposos vivir el matrimonio de un modo digno y hermoso si no os tomáis siquiera la molestia de enteraros acerca de su ser, de sus fines, de sus íntimas funciones y posibilidades? ¿Os va a bastar con el instinto? ¿Pensáis que es un tema de cultura general o que quizá con lo visto en vuestros padres o en otras parejas, o con lo mostrado por la televisión o las revistas, ya con eso sabéis delmatrimonio todo lo que necesitáis saber?...

Preparación para el matrimonio
Vuestro matrimonio ha de ser una obra de arte, no una chapuza. Necesitáis para eso, en primer lugar, un aprendizaje moral, por el ejercicio de las virtudes. Hay verbos fundamentales que novios y esposos tenéis que llegar a conjugar con toda facilidad y perfección: amar, dar, perdonar, servir, orar, trabajar, ordenar bien lavida, guardar la castidad, sin permitir que los cuerpos dominen sobre las almas. Y para eso –y en cierto modo antes, incluso– necesitáis también un aprendizaje doctrinal. Si el párroco exige a los novios una preparación específica para el matrimonio, no es una manía suya. Es algo que viene tan exigido por la verdad de las cosas, que la Iglesia lo manda con todo empeño (Código de Derecho Canónico c.1063). La Iglesia, en efecto, antes de ordenar un sacerdote, da –y exige– al candidato varios años de preparación en el Seminario. Y de modo semejante, la Iglesia, antes de administrar el sacramento del matrimonio, da –y exige– a los fieles una catequesis específica, que los prepare bien a vivirlo. ¿No muestra esto la muy alta estima que la Iglesia tiene por el matrimonio y la familia?

De Diosparte, por consiguiente, el impulso humano familiar y laboral. Pero nosotros, los hombres, a lo largo de la historia, hemos desfigurado y estropeado tanto el matrimonio –adulterios, divorcios, poligamia simultánea o sucesiva, concubinatos, anticoncepción, abortos, escasa y mala educación de los hijos– que ya casi ni alcanzamos a conocer su naturaleza original. Ya comprendéis, pues, que tendrá que...
tracking img