Mejores tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1565 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Editorial: Los próximos cien años

Por: Redacción eltiempo.com | 11:38 p.m. | 29 de Enero del 2011

Al cumplir el primer siglo de existencia podemos decir que seguiremos luchando por nuestro país.

El 30 de enero de 1911 Bogotá era un pueblo grande de 121.000 habitantes. Colombia había perdido a Panamá en 1903 y terminado, exhausta y casi en ruinas, la más devastadora de sus muchas guerrasciviles. Como reacción por los odios entre liberales y conservadores, había sido elegido seis meses antes Carlos E. Restrepo, un presidente de coalición que levantaba la bandera de la tolerancia y la unión nacional.
Aquel día salió a la calle una pequeña publicación dirigida por Alfonso Villegas Restrepo que se denominaba EL TIEMPO. El artículo fundacional anunciaba su apoyo al naciente PartidoRepublicano y proclamaba su "adhesión honrada a la Administración presente". Mas ya advertía: "Lejos estamos de aprobar por anticipado cada uno de sus actos".
En esas pocas líneas quedó plasmado el ideal del periódico, que al año siguiente adquirió uno de sus editorialistas, Eduardo Santos Montejo, bajo cuya guía empezó a crecer en influencia y en solidez empresarial. Tanto que, al cumplir susprimeros diez años, era ya uno de los principales diarios del país. El editorial del 30 de enero de 1921 se mostraba orgulloso de su primera etapa, aunque señalaba que no le interesaban "ni gloria literaria ni escritos perdurables, sino flores morales". ¿Cuáles? Las que son fruto de "la probidad, la sinceridad, el desinterés, el patriotismo...".
Una década después, en 1931, EL TIEMPO cumplía veinteaños siendo ya "el subdecano de la prensa nacional", solo superado por El Nuevo Tiempo, que pocos años más tarde desaparecería. El decenio siguiente registra varios directores: Eduardo Santos, de 1913 a 1937; Enrique Santos Montejo, Germán Arciniegas y, desde 1939, un joven periodista santandereano: Roberto García-Peña, que ocupó el cargo hasta 1981. Los ideales, sin embargo, seguían siendo losmismos que en 1911, aunque ahora, habiendo desaparecido el Partido Republicano, depositaba su fe en el Partido Liberal, ascendido al poder en 1930. Eduardo Santos ocupaba, a la sazón, la Presidencia de la República.
No hubo festejos en el cuadragésimo cumpleaños. El represivo régimen conservador acosaba la prensa liberal y el editorial de EL TIEMPO aquel martes 30 de enero de 1951 se limitó adecir: "Imposibilitados por razones obvias para celebrar este aniversario, nos limitamos a consagrar la evocación de la fecha".
Distintas fueron las Bodas de Oro. En enero de 1961, hace medio siglo, y bajo la pausa del Frente Nacional, el periódico exhibió las "orgullosas cicatrices" causadas por el incendio criminal y político de 1952 y el cierre de largos meses a cargo de la dictadura de GustavoRojas Pinilla en 1955. También ofreció disculpas a los lectores por las posibles "injusticias, equivocaciones y omisiones" que hubiera podido cometer y ratificó su credo: "El servicio de los principios liberales y democráticos que siempre lo han animado". Era el mismo ideario que ratificó al cumplir 60 años y que reiteró en 1981, en su septuagésimo aniversario, cuando ya había fallecido EduardoSantos: "Nuestra fe, ardorosa, encendida, cotidiana por lo que la democracia es".
Esperaba al país una difícil época de miedo, violencia, chantaje y corrupción por cuenta del narcotráfico. En medio de la tensión, EL TIEMPO pudo escribir el 30 de enero de 1991, al cumplir 80 años: "El periodismo colombiano no se ha dejado amedrentar. Pese a las amenazas de los asesinatos, al permanente temor a que vivesometido, se ha conservado libre y -lo que es más importante- honesto". Aún bajo el clima de violencia desatada desde distintos focos, el periódico corroboró diez años más tarde su razón de ser. Decía el editorial del 30 de enero del 2001: "La única respuesta a las afrentas de quienes hoy encarnan los extremos de la intolerancia es reafirmar nuestra profunda convicción en el pluralismo y la...
tracking img