Memoria adentro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 86 (21311 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de julio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memoria adentro
Mario Halley Mora

Presentación
     Nuestra Editora nace con esta novela de Mario Halley Mora, consolidando desde el inicio mismo, su intención de acoger a las más notorias y consagradas firmas intelectuales del Paraguay. En la serie de Literatura irán desfilando aquellos que han sido consagrados por el público, como también autores jóvenes que, a juicio de nuestros asesoresliterarios, merecen la alternativa de demostrar su talento. Así, de la misma manera que editaremos a triunfadores, editaremos también a los que merecen triunfar, o por lo menos, tener su oportunidad, esto último, porque nuestra filosofía empresarial nos indica que si editar a autores jóvenes es un riesgo, el riesgo vale la pena si ayudamos a descubrir un talento nuevo. Entretanto, ya nosencontramos montando la infraestructura para iniciar una serie de Poesía Paraguaya, obras históricas de interés general, y postulaciones políticas, culturales y económicas que encuentren en el libro, la vía más idónea para su expansión y penetración.
     Entretanto, nos satisface y enorgullece que don Mario Halley Mora haya consentido en entregarnos sus originales de la presente novela, de lecturaatrayente, apasionante, como es toda la producción de este ilustre compatriota.
Asunción, Marzo de 1989
Roberto Cabañas
Editor. [I]

Prólogo
     Lo común cuando se prologa un libro es hacer un comentario sobre el mismo. Esto es en cierta forma un anticipo. En ocasiones, sin embargo, el prologuista nos cuenta hasta el final, bien en forma sucinta, bien saturando tantas o más hojas que el autor, loque en verdad no hace sino irritar al lector, según mi propia experiencia personal como tal.
     Por todo esto, al comprometerme a estas breves palabras de «presentación», entre autor y libro, he pretendido elegir al primero, sin preferir a su «hijo literario» que es parte y parto de su personalidad, al envolver su autoría.
     Tampoco mi elección ha sido fácil, ya que al decidirme a escribirsobre una personalidad tan conocida, de comediógrafo, ensayista, poeta, narrador y periodista, ¿acaso necesita Mario Halley Mora una presentación?
Pienso que no. Que quien se está presentando es el que suscribe, que en cierto modo cambió el comercio, el campo y otros intereses que ha dejado de cultivar no totalmente, por la tarea de mayor plenitud de profesor titular de la Universidad Nacionalde Asunción o en sus escarceos por el PEN CLUB y otras instituciones culturales, de las cuales, o de la mayoría uno ha sido distinguido como miembro.
     Como decía más arriba, al presentar me estoy presentando, error de vanidad en el que muchos incurrimos, o solamente justificación ante terceros de por qué presento yo a una persona tan madura, conocida y triunfadora en el campo de las letrascomo mi respetado, admirado y querido amigo Mario Halley Mora.
     Sin duda es porque él siempre me distinguió dándome sus escritos para leer y escuchando mis opiniones sobre los mismos.
     Mi opinión sobre Memoria adentro es óptima. Los lectores lo apreciarán, y mi opinión sobre el escritor es también la mejor, pero quiero enfocar un aspecto sobre Mario, que puede haber sido discutido en supersonalidad de escritor: el de periodista. Para muchos, el «periodista mata al escritor, bien por la inmediatez, la urgencia de la noticia, bien por su naturaleza de periodista condicionado por el periódico en el cual escribe, que al fin es la respuesta [II] a aquello de «ganarás el pan... etc.». En el caso de Mario Halley Mora, es colorado y no creo que niegue ni reniegue jamás de esa definiciónpolítica. Tuvo que hacer un periodismo comprometido. El último alud lo arrastró, pero cayó de pie. No se unió al vocerío insultante que precedió al derrumbe de 34 años de un sistema que lamentablemente vivió una agonía de furias. Nunca agravió a nadie, ni dedicó poemas a nadie. En medio de los hierros de la pinza del capítulo final, conservó su independencia intelectual, y siempre se negó a ser...
tracking img