Memoria de mis putas tristes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 99 (24660 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memorias de mis putas tristes
Personajes Principales:

Periodista jubilado (relator): este personaje piensa que su vida pública carece de total interés, por lo cual prefiere contar su vida intima con las prostitutas. Es un mujeriego que lleva la cuenta de las mujeres que se han acostado con él; se encuentra pensionado, dictando clases de gramática y latín, escribiendo notas dominicales y aveces breves sobre música y teatro. Le gusta andar sólo, escuchar música y releer clásicos de la literatura. Recuerda mucho a su mamá. Nunca fue enamoradizo pero lo atolondra Delgadina.
Rosa Cabarcas: dueña de un prostíbulo de renombre en el paseo Colón; alguna vez fue muy apuesta y corpulenta, pero su cliente el periodista nota la vejez en ella. Su esposo e hijo único fallecieron por lo que andasiempre de luto.
Delgadina (menor de edad): el viejo periodista la describe como bella, limpia, bien criada, miedosa, trabajadora, hermosas uñas, piel maltratada, dedos largos, pies grandes, vellos y senos incipientes, pintorreteada, nariz altiva, cejas encontradas, labios intensos, pobre y de prendas baratas. Ella le tenía miedo al contacto con el escritor, pero luego fue cediendo. Su incursiónen la prostitución se debe a la quebrantada economía familiar por lo cual debe además pegar botones en una fábrica. Esta niña transformó al periodista despertando en él, el amor que nunca sintió.

Personajes Secundarios:

Florina de Dios: hija de italiano, madre del relator, intérprete de Mozart, políglota, hermosa. Murió a los 50 años de tuberculosis. Ella es un recuerdo constante delperiodista, hasta el punto que a veces él siente su presencia igual que a Delgadita.
Padre del relator: no se menciona su nombre, pero se llega a saber que fue formalista, irreprochable, que murió el día que se firmó el tratado que dio fin a la Guerra de los Mil Días, de perfil costeño, moreno, y que trabajó en las notarias coloniales de la calle de los Notarios
Damiana: el periodista la conocecuando era una niña, aindiada, fuerte, del campo, breve, terminante, recatada con pantorrillas suculentas, con quien tenía relaciones por detrás. Ella lo saca de grandes apuros y lo visita de vez en cuando, aún en la actualidad cuando relata las memorias.
Ximena Ortiz: el periodista la encuentra un día desnuda; a partir de allí ella lo persigue y hasta piensan en casarse, pero él la dejó plantada yella se fue del país. Ya de viejos se vuelven a encontrar de paso en un concierto de música clásica.
Tía Argénida: familiar de Ximena Ortiz quien los vigilaba pero se quedaba dormida.
Jerónimo Ortega: censor oficial en el Diario de la Paz que no mantiene una buena relación con el protagonista.
Diva Sahibí: adivina a quien el periodista le dio a leer la mano dibujada de Delgadina
Casilda Armenta:aparece en el último capítulo como una prostituta retirada y vieja amiga del periodista, a quien le aconseja su última jugada.
Castorina: era la jefa de un burdel secreto en las notarías coloniales que introdujo al protagonista en su mundo cuando apenas él tenía doce años.
Libro memoria de mis putas tristes
El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor loco con una adolescentevirgen. Me acordé de Rosa Cabarcas, la dueña de una casa clandestina que solía avisar a sus buenos clientes cuando tenía una novedad disponible. Nunca sucumbí a ésa ni a ninguna de sus muchas tentaciones obscenas, pero ella no creía en la pureza de mis principios. También la moral es un asunto de tiempo, decía, con una sonrisa maligna, ya lo verás. Era algo menor que yo, y no sabía de ella desdehacía tantos años que bien podía haber muerto. Pero al primer timbrazo reconocí la voz en el teléfono, y le disparé sin preámbulos:
-Hoy sí.
Ella suspiró: Ay, mi sabio triste, te desapareces veinte años y sólo vuelves para pedir imposibles. Recobró enseguida el dominio de su arte y me ofreció una media docena de opciones deleitables, pero eso sí, todas usadas. Le insistí que no, que debía ser...
tracking img