Mi libro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6119 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capitulo I
“Un pie tras el otro”

“El segundo paso, no se consigue si nunca se dio el primero”

Esta es la historia de un joven llamado, Manuel Castro Ponce, hijo de campesinos, nació en una familia integrada su padre y su madre aunque pobres en su economía, ricos en el amor que se tenían el uno al otro. Su familia, formada por su ya viejo padre Julio Manuel Castro, cansado de la vida quehabía llevado. Solo esperando el momento en el que Dios se apiadara de él y lo sacara de esta vida tan difícil que le había tocado vivir, pues su vida más que mala había sido pésima sus pocas alegrías que a la mente le podían venir era el de haber conocido al amor de su vida pues ni sus hijos habían sido alegría para este hombre.
La madre de aquel joven, Manuel, La señora Alicia. Estaba tanarrugada que al verla no sabía si me causaba ternura o un ligero espanto. Tenía una historia para cada momento del día, para cada sentimiento, para cada problema, podías pasar días enteros escuchándola y no cansarte, además de contar sus mágicas historias de cuando vio a la llorona lavarse la cabeza en la pila de su casa o como cuando le pidió al sombreron que le trenzara el pelo para poder ir a unareunión y así verse más presentable o su típica historia contada una y otra vez de cómo se había perdido en un extraño mundo al cruzar un espejo.
Doña Alicia se pasaba la vida sanando las enfermedades de toda persona que tenía un problema si bien era solo gripe bastaba con agüita de Jacaranda, hasta el sanar fracturas o torceduras con su tarrito donde guardaba barro, huérfana desde losdiecinueve ya estaba más que cansada de su sufrida vida a la que trajo a sufrir a cuatro niños.

El menor de todos, Sergio el juguete de Manuel, era tan pequeño, petiso y frágil que pensabas que un viento fuerte lo fuese a desarmar, sus tres hermanos eran los ídolos del pequeño Sergio.

Delgado como un cabello, alto como una vara, color canela su piel, castaño sus cabellos y de color avellana susojos, vago en su manera de vestir y sobre todo desubicado de la vida y de lo que a su alrededor sucedía, Manuel, aquel joven enamorado de su patria, enamorado de su vida, ingeniaba mil aventuras al día de las cuales no alcanzaba a terminar una, por lo que al otro día tenia no solo las aventuras que inventase en ese momento si no también las que en el día anterior no había podido realizar, olvidabapor momentos que no estaba en posición de soñador que con su vida no podía esperar hacer mucho si no lo que sus padres pudieron hacer y lo que ellos elegirían sería mejor para su vida.
Nacido en una familia de muy bajos recursos en las afueras de Guatemala el hijo de don Julio estaba destinado a llevar sobre sus hombros la carga de ser pobre, “el peso de ser pobre es mayor al de cargar todo eloro del planeta” Su familia se encontraba pasando por sus peores momentos, si desde antes faltaban muchas cosas en el hogar, este era el momento en que no tenían nada. Al joven Manuel de apenas dieciocho años se le estaba llegando el momento de salir del lugar que siempre había conocido como hogar, no existía lugar en el mudo en el que Manuel hubiera estado a parte de su casita en su pequeña ciudadallá en Guatemala, pero ya era el momento que buscara la manera de salir adelante y poder ayudar a su familia.
Dos, era el numero de hermanos que antes de él habían dejado el hogar pero al encontrar trabajo y poder mejorar sus vidas en otro país, sus hermanos, Ernesto y Nicolás habían preferido conservar sus ganancias, quedarse en esa nueva vida en la que ellos dependían de ellos y noexistían viejos que cuidar, ese era el pensamiento de Ernesto el más grande de los hermanos. Ernesto había sido criado a palazos como todo patojo malcriado debe ser criado, bueno ese había sido el pensamiento de su padre, él solamente pensaba en hacerlos capaces de seguir por su cuenta.
Incluso olvidándose de regresar Ernesto y Nicolás habían ayudado bastante a sus padres pues eran dos bocas menos...
tracking img