Michel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1643 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Luis de Varas es un joven seminarista que regresa a su casa para pasar las últimas vacaciones antes de su ordenación. Luis no tiene muchas ganas de ir, pero su padre ha insistido tanto que en cierta manera se siente obligado. Durante la mayor parte de su estancia en su pueblo le escribe a su tío, el Deán, que le ha estado preparando para que fuera sacerdote desde que era chico. En sus cartas,Luís le cuenta a su tío todo lo que hace y siente.
Allí, en su pueblo, Luis conoce a Pepita Jiménez, uno viuda de 20 años con la que su padre quiere casarse. Pepita es una de las personas más bellas a las que don Luis ha visto, y no solo por fuera, sino también por dentro. Pepita había estado casada durante cuatro años por deseo de su madre con su tío don Gumersindo, y tras morir este con ochenta ypico años, Pepita había heredado una gran fortuna. Pero lejos de ser avariciosa, Pepita lo compartía todo con los más necesitados, y por lo tanto era muy querida en el lugar, en especial por el Vicario, el sacerdote y su consejero espiritual, que más bien parecía un fan suyo.
Luis conoció a Pepita y al vicario en una comida en su casa, a donde asistió con su padre. Al salir del convite, don Luísse había quedado sorprendido con Pepita por su ya mencionada belleza y por lo bien que le había hablado el Vicario, por lo que ya don Luis no podía desear otra cosa más que su padre se casara con aquella mujer.
Durante los meses consecutivos, la práctica totalidad de los días estaban juntos el Vicario, pepita, don Luis y su padre, ya en una fiesta, ya saliendo a pasear o haciendo otras mil cosas.Y los días en que no se veían, don Luis se iba con su padre a trabajar con el campo. Aunque el muchacho no paraba, se aburría porque la vida de campo no le gustaba, por lo que en cada carta que le escribía al Deán le pedía que hablase con su padre para que lo dejase marchar, pero su padre estaba demasiado ilusionado conque su hijo estuviera allí después de tanto tiempo.
Cierto día se fueron todosa una casa que tenía Pepita en medio del campo, todos en caballo excepto don Luis, que no sabía montar y se fue en burra. Aunque se habían estado viendo casi todos los días desde su llegada, don Luis y pepita no habían hablado casi nada. Sin embargo ese día estuvieron casi todo el tiempo que pasaron en aquel lugar hablando, y de esta conversación salió que al día siguiente don Luis le pidiera asu padre que lo enseñara a montar a caballo, puesto que Pepita le había sugerido que se lo pidiese. A Pedro de Vargas, que es como se llamaba el padre de don Luis, le hizo mucha ilusión la petición de su hijo, y enseguida comenzaron las clases. En menos de una semana don Luis ya sabía cabalgar perfectamente, y un día decidió ir a visitar a Pepita para enseñarle que ya sabía. Cuando la muchacha lovio, se alegró mucho, y le dio la mano, un símbolo de que ya eran amigos. A partir de entonces, los dos jóvenes se veían más a menudo y ya no se cortaban al hablar.
En el mes de mayo comenzaron a celebrarse tertulias de nueve a doce de la noche en casa de Pepita, y allí se jugaba al tresillo. Al principio don Pedro iba desde el principio, pero luego el trabajo se lo impedía y lo sustituía su hijo.Poco a poco don Luis se iba dando cuenta de que sentía algo por Pepita. No podía quitársela de la cabeza y si en algún momento sus rodillas o sus manos se rozaban sentía un cosquilleo como nunca había sentido. Además, tenía razones para pensar que Pepita sentía lo mismo por él, sobretodo por la forma que tenía de mirarlo. Finalmente se supo que los temores que le escribía su tío eran ciertos,estaba enamorado de Pepita. Pero el solo pensar en esta idea lo traía de cabeza: se sentía un hipócrita ante Dios, su tío y su padre, al que no le podía decir lo que sentía. Ante esta situación, don Luis le pedía a su tío que hiciese todo lo que pudiese para que su padre lo dejara marchar cuanto antes. Además se proponía todas las noches que al día siguiente no iba a volver a ir a aquella casa,...
tracking img