Mitos y leyendas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2151 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
MITOS
La Titanomaquia
Leyenda Griega
Apenas fueron creados Cielo y Tierra, un dios cruel se apoderó de ellos. Se llamaba Cronos. Se mostró tan afanoso de poderío, que hizo matar a traición a su mismo padre, Urano, porque temía que éste intentara destronarlo.
Pero tampoco después de este delito se sintió tranquilo Cronos. Un oráculo le había predicho que uno de sus hijos llegaría a ser algún díarey del Olimpo, destronándolo a él.
La esposa de Cronos, llamada Gea, se sintió feliz cuando dio a luz un hermoso niño. Lo presentó al marido para que lo acariciase, pero éste, temiendo que se cumpliera algún día la predicción del oráculo, devoró al niño.
La escena se repitió varias veces. Cada vez que nacía un hijo de Cronos, el cruel soberano del Cielo y de la Tierra lo devoraba, sin preocuparsepor las protestas de su esposa.
Ésta, disgustada por tantos infanticidios, pensó salvar al hijo próximo a nacer y recurrió a las ninfas del bosque. Les pidió a éstas que se llevaran al recién nacido y lo cuidaran lejos del Olimpo.
Una gruesa piedra envuelta en blancos pañales sustituyó en la cuna a Zeus, que así se llamaba el niño.
Zeus creció fuerte y vigoroso en el bosque, rodeado de loscuidados de las ninfas y de los Coribantes, sacerdotes de la diosa Cibeles, uno de los nombres de Gea, Rea o Era. Cuando llegó a la edad adulta, el joven conoció la historia de su nacimiento y de los infanticidios de Cronos. Juró entonces poner fin al despiadado imperio de su padre, y para ello desencadenó a los titanes, gigantes que estaban encadenados desde hacía miles de años en las profundidades deoscuras cavernas.
No todos los titanes se aliaron con Zeus; muchos se pusieron de parte de Cronos. Durante largos años, la lucha fue tremenda. Los combatientes se arrojaban enormes rocas, que provocaban grandes sacudimientos sobre la Tierra.
Dado que la lucha seguía indecisa, Zeus pidió ayuda a los Cíclopes. Éstos eran gigantes que, encadenados en talleres subterráneos, forjaban rayos. El hijo deCronos prometió liberarlos de las cadenas si estaban dispuestos a ponerse a su servicio, y ellos respondieron:
-Señor, estamos de tu parte y te obedeceremos.
Los rayos de los Cíclopes fueron más eficaces que las rocas arrojadas por los titanes adversos, y éstos fueron arrojados al triste reino de los muertos.
Zeus pudo entonces, dominar en el Cielo y en la Tierra, sobre los hombres y los dioses,regulando el curso de los astros desde la cima del monte Olimpo.

El amor de Pigmalión
Este varón sapiente, cansado y horrorizado a la vez del descoco de las propéticas, tomó resolución de no contraer matrimonio. Pero habiendo esculpido una estatua de mujer hermosísima, se empezó a enamorar de ella. Pasábase largas horas contemplándola... ¡Aquel rostro dulce!... ¡Aquellas maneras delicadísimas!...¡Aquel cuerpo casto y sugestivo al mismo tiempo!... Y es que no le faltaba sino el calor sutil de la vida....
¡Violento amor el de Pigmalión! Acabó por no persuadirse de que fuera una estatua y se pasaba el tiempo besándola, abrazándola a ella. Decíale requiebros. Adornábala con flores y joyas. Vestíala y desnudábala con encendido instinto.
Por entonces llegó la diosa Venus a la ciudad deAmatonte. Llegó con el mismo esplendor con el que se manifestaba en la isla de Chipre. Llegó cuando se preparaban los sacrificios a los dioses sobre los altares de oro de los templos. Llegó para oír este ruego del enamorado Pigmalión: "¡Si es cierto que los dioses tenéis poder tanto, os ruego que deis vida a mi estatua para que pueda desposarme con ella!."  Venus comprendió inmediatamente a Pigmalión. Ypara presagiarle fortuna, hace tres veces que una llama ascienda al cielo en forma de pirámide.
De regreso a su hogar, Pigmalión besa por primera vez la estatua...¡Y nota que el frío del mármol ha desaparecido! La abraza y la besa por segunda vez... ¡Y nota que a la dureza del material sucede la blandura tersa de la carne! Después dar las gracias más sinceras a Venus, con palabras y con...
tracking img