Dialogo guamuras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2784 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fiesta americanaPor: Margarita M. Montes *, el domingo, 01 de noviembre de 2009Después de cuatro meses exactos, se ve luz al final del túnel en la peor crisis política de la historia política contemporánea de Honduras. |
 
Al margen del lado en el que hayamos estado en este embrollo político, indudablemente el que haya prevalecido el diálogo es un triunfo para Honduras y para todos loshondureños.  |
  |
La firma este 30 de octubre del denominado “Diálogo Guaymuras - Acuerdo de Tegucigalpa/San José para la Reconciliación Nacional y el Fortalecimiento de la Democracia en Honduras” entre las delegaciones de José Manuel Zelaya y de Roberto Micheletti, pone fin a un proceso de negociación de dos etapas.La primera iniciada en la capital de Costa Rica, bajo la mediación del presidente deese país, Oscar Arias, y la segunda que arrancó el 7 de octubre pasado en la capital de Honduras, protagonizada por hondureños, hecho remarcado en el nombre que se le dio al diálogo: Guaymuras (1).La primera etapa del proceso, la josefina, por así llamarla, llegó a su fin luego de varios estertores, cuando Oscar Arias se auto descalificó como mediador al catalogar a la Constitución Política de laRepública de Honduras como un “adefesio” y como “la peor del mundo”.Desafortunadas declaraciones para un Presidente de una república centroamericana, para un Premio Nóbel de la Paz y para el “mediador” de un proceso de negociación, en cuyo ojo del huracán figura precisamente dicha Carta Magna. Si ya había dudas sobre la pureza de la mediación de Oscar Arias, claramente inclinado a favor de una delas partes en contienda, sus declaraciones en Miami fueron el tiro de gracia para su cuestionado papel.La segunda etapa, la que dio eventualmente resultados concretos, fue la realizada durante tres semanas en Tegucigalpa, por equipos de negociadores netamente nacionales, sin mediadores ni árbitros.Este proceso fue estimulado políticamente y apoyado técnicamente, por la Organización de los EstadosAmericanos (OEA), y, al igual que nuestra clasificación al Mundial 2010, fue empujado en el último minuto por los Estados Unidos.Si bien el Diálogo Guaymuras tomó como base los puntos del “Acuerdo de San José” (mal llamado así pues se trató de una propuesta, nunca de un acuerdo), su cristalización es el resultado del esfuerzo de las dos comisiones hondureñas presentes en la mesa. Si hay alguien aquien se debe felicitar por la culminación exitosa del Diálogo Guaymuras, es a los señores Micheletti y Zelaya, así como a sus negociadores. Al margen del lado en el que hayamos estado en este embrollo político, indudablemente el que haya prevalecido el diálogo es un triunfo para Honduras y para todos los hondureños.Es por ello que resultó absurdo en la sesión extraordinaria de la OEA del 30 deoctubre en Washington, convocada para discutir la firma del Acuerdo Tegucigalpa/San José, ver a los representantes de los diferentes Estados miembros congratulándose por la culminación exitosa del diálogo.Las felicitaciones mutuas atribuyéndose el crédito por la firma del acuerdo fueron múltiples: para la OEA, para su Secretario General, José Miguel Insulza; para los Estados Unidos; para Costa Rica,especialmente para Oscar Arias Sánchez; para Brasil, para los miembros de la ALBA, etc. En fin, America está de fiesta por su “decisiva”, “determinante” y “oportuna” intervención en el caso hondureño.Pero la comunidad internacional, comenzando por la OEA, está saludando con sombrero ajeno. Cómo pueden congratularse por un acuerdo que no tiene nada que ver con sus exigencias iniciales luego de losacontecimientos del 28 de junio? O es que ya nadie recuerda que la OEA demandaba “la restitución inmediata e incondicional” de Zelaya en la presidencia? Ya nadie recuerda cuando el Sr. Insulza viajó a Tegucigalpa a principios de julio, rehusándose a reunirse con miembros del gobierno de Micheletti, únicamente para dar un ultimátum de 48 horas a Honduras para restituir a Zelaya?Es innegable que...
tracking img