Mole y su historia antigua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6584 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
México, en el recuerdo del exilio
Carlos Sampelayo

Par. mucho ••• pañol.a, M'xleo h8 .Ido la aegunda patria, l. nUIYI tlarra donde luaron acogido. con cariño y hospitalidad al .',mlno da nue,lr. guerra civil. Y Ihor •. cuando le han r.anudado l •• ralaclon •• dlplomátlca. anlr. ambos pa"•• , aurgan 101 recuardoa de aquello. di ••... (Sobra ••••• IInlal, monumento que -en l. ciudad de CIIIHnl... lcl- racuerda qua Mexlco IUI la prime,.. nac Ión laUnoamaricana qua emprendió la r.lorma aUra"a.)

L
90

o

Perú . Quizá fueran estas palabras las que decidieron definitivamente mi traslado al brillante país azteca, tolteca, chichimeca, maya. Nombro varias de lt;ls razas que lo pueblan porque la gente española da en llamar

más espaflOl de América, y lo que tiene más valorarquitectónico, está en México yen

al pueblo mexicano pueblo azteca por anto/10masia, cuando esa raza sólo asentó sus reales en el Anahuac, o sea, en la altiplanicie central que forma, con la capital ciudad de México, el valle del mismo nombre: Anahuac. Manuel Fontanals le añadía a los aztecas, chichimecas )' toltecas una raza más: los taquimecaso

r.1 ROMAS !.!J ficaria

aparte. yo rectiaquellaafirma< :ion con que he empezado. sentada por un embajador de España en Caracas, ampliando todo su sentido. Lo español en América está en todas partes. Pero lo más monumental español está en México. Y lo más monumental español de México está en su capital. Lleguemos de momento a ella en este descubrimiento anecdótico del país. No crean que va a ser como descubrir el Mediterráneo. No me propongorecontar el número de habitantes. ni establecer el cuadrado kilometraje de las regiones, sino contar algunaS cosas que no se han contado, ni se pueden contar en ese estado de engalada y pétrea ponderación académica con que siempre se tratan los temas hispanomexicanos.

sonriente. mostrándole la cana del otro conquistador, y dijo: -Es que Cortés me pide aún más doblones para seguir alzando las torres dela catedral de Nueva España, y si tenemos en cuenta las cantidades que ya le he enviado, tendrían que verse esas torres desde este balcón ... El César se cansó, y no envió más dinero. Se puede poseer dos mundos y ser un roñica. Cortés lUvO que rematar las torres de la catedral mexicana con dos campanarios, dejándolas truncadas, chatas, chaparras.
EL MOLE DE GUAJOLOTE

introdujeron la suntuosao modesta arquitectura de sus pueblos, según la clase social de cada uno. El contingente de conquistadores de México. con su jefe a la cabeza, lo dio la tierra extremeña. Pero lo que no introdujeron los españoles. lo que se salvó de la innuencia, fue la comida. No es que le haga ascos el mexicano a una paella o a un cocido madrileño. siempre que estén sazonados con mucho picante, lo cual es yaadulterar el españolismo de esos platos. Pero prefiere mil veces los suyos autóctonos: El mole de guajolote, los tacos, las enchiladas, los chiles rellenos. la

carne asada a la lampiqueña,
Ante una calle de Oaxaca, de Coyoacán o de Morelia creyó uno estar en un pueblo de Extremadura. indudable que los españoles de la Conquista el pescado a la veracruzana, el huachinango con mojo de ajo. losfríjoles refritos, los huevos rancheros, el caldo largo de Tlalpán, el guacamole, el atole. las quesadillas. las chalupas, el mole verde, el cocktail

Y lo más monumental de la capital de México es la catedral, con sus dos torres chalas a despecho de COI tés, que tenía el proyecto de hacerlas tan altas como la Giralda. Una iglesia con dos Giraldas, una enfrente de otra, enmarcando el pórtico y sobriocomo el de la iglesia de MedelIín. Pero el dinero no venía. o venía muy de tarde en tarde. y la obra no prosperaba. Un día en que el emperador recibió el enésimo correo de Cortés desde la N ueva España, después de leerlo detenidamente. se asomó a uno de los halcones del alcázar toledano. y se puso la mano como visera en los ojos, oteando ansioso la lejanía. El chambelán acudió solícito: -¿...
tracking img