Moral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1480 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA POLÍTICA ANTIDROGAS Y SUS EFECTOS EN AMÉRICA LATINA



La política antidrogas en Latinoamérica presenta en primer término al narcotráfico como el enemigo número uno del sistema político, económico y social, y, al mismo tiempo al drogadicto como parte de una subcultura alejada de la realidad, sin "valores sociales" y con cercanas vinculaciones al crimen: concretamente al crimen violento.Es importante entonces analizar a qué responde esta política, cuál es su contenido ideológico y cuáles son sus efectos más visibles.

1. POLITICA ANTIDROGAS: LAS RELACIONES EEUU-AMERICA LATINA.

En el mundo actual, el principal exponente, promotor y defensor de la política antidrogas es el poderoso vecino del Norte: los Estados Unidos de América. Su influencia en organismosinternacionales, así como en los diferentes gobiernos latinoamericanos, es innegable. Sin embargo, en el ámbito del consumo de drogas sus índices tienen una dimensión escalofriante, calificables de epidemia, a pesar de lo cual se empeñan en ver este fenómeno como un problema que viene de afuera, donde los culpables son tanto los países productores como los que sirven de puente para el transporte. Dentro deeste contexto una gran cuota de responsabilidad se le asigna a los países latinoamericanos.

La mencionada política pretende erradicar el consumo y el tráfico, combatiendo a toda costa la oferta. Se presenta al narcotráfico como "el mal perverso", la "plaga contra la humanidad", un "cáncer" para la estabilidad política y económica latinoamericana(1). La presión del gobierno norteamericano estal, que valiéndose de nuestra dependencia económica, condiciona los planes de reactivación y desarrollo regional, (vrg. la Iniciativa para la Cuenca del Caribe), a la aprobación de una serie de leyes antinarcóticos y a la activa participación en su "guerra contra las drogas" -guerra autodeclarada y autoimpulsada en febrero de 1982, por el entonces presidente Ronald Reagan-. Por lo tanto, resulta atodas luces lógico y explicable que las leyes en materia de drogas no respondan a nuestra realidad socio-económica, y cultural pues se dictan sin analizar otra opción, respondiendo únicamente a los intereses de nuestro "vecino y amigo":

"…los Estados Unidos de América ha venido vislumbrando un nuevo enemigo: el narcotráfico... aquel país hace participar en la batalla contra el narcotráfico alos Estados latinoamericanos. Así por ejemplo, la iniciativa para la Cuenca del Caribe y ahora El Plan Bush han estado asociados a la aprobación, por parte de los países adherentes a esa iniciativas, de leyes anti-drogas, de tratados de extradición de narcotraficantes, y a la cooperación con los Estados Unidos en la lucha contra el nuevo enemigo".(2)

Realmente, en su discurso, la preocupación porel problema del consumo de drogas no es primordial, incluso podríamos decir que este aspecto es la cobertura para una serie de motivaciones políticas y económicas. La política antidrogas se ha utilizado como instrumento de dominación y neocolonización, pues permite el control político de contraculturas y es un medio sostenedor de las relaciones de poder de la política internacional(3). Ladesfachatez es tal, que se ha llegado al extremo de amenazas de intervención militar en países como Bolivia y Colombia y ni qué decir de la invasión a Panamá, -que se justificó bajo el pretexto de "lucha contra las drogas"-, sin importar el ilegítimo e injustificado quebrantamiento de principios frindamentales del derecho internacional, como el de soberanía nacional:

Lo que ocurre en Panamá, siguesiendo quizás el mejor ejemplo de la utilización que ha hecho los Estados Unidos de la lucha contra el Narcotráfico para intereses político-militares en la región, diferentes de los que expresa el discurso antidrogas oficial. El mejor indicador de esto es el siguiente: antes de la invasión a Panamá el gramo de cocaína costaba 50 dólares ahora cuesta 3 dólares. La dosis de crak cuesta cincuenta...
tracking img